Las Elecciones municipales del pasado domingo están causando grandes quebraderos de cabeza a Aguirre, en quien el Partido Popular había depositado todas sus esperanzas. La candidata del PP a la alcaldía de Madrid consiguió 21 concejales frente a los 20 de Ahora Madrid. Esto pone el puesto en bandeja a Manuela Carmena, de la plataforma ciudadana respaldada por Podemos. Las posibilidades de que otra persona ocupe ese lugar son escasas y supondrían un entramado de pactos que podría estallar por cualquier parte.

El mayor miedo de la lideresa de los populares se ha hecho realidad: una yaya- flauta la desbancará de la alcaldía de la capital, después de 24 años de dominio de su partido. Dentro del propio círculo de Aguirre hay división de opiniones, entre quienes creen que debe gobernar la fuerza más votada y los que optan por un "sálvese quien pueda" y pactar con quien haga falta para parar a Podemos.

El afán de la directiva del PP madrileño de exigir su derecho a formar Gobierno, allí donde sea la primera fuerza política, seguramente se vuelva en su contra al retomarse las negociaciones para conformar el Parlamento andaluz, donde se han negado a ofrecer su apoyo a Susana Díaz.

La hasta ahora oposición en Madrid, el PSOE, se muestra más partidario de asociarse con Carmena, a quien ha definido como "una bellísima persona"y a quien sólo le ha pedido que cumpla "las expectativas mínimas de transformar esta ciudad".

Esperanza Aguirre se presenta dispuesta a retirarse si es necesario para conseguir una coalicción entre PP, PSOE y Ciudadanos. Ha declarado que "quería volver a la política para frenar a Podemos y si el problema para hacerlo soy yo, no habrá problema".

La presidenta 'popular' se ha desgastado durante la campaña electoral, en la que se ha centrado en atacar a sus oponentes. Pero eso no le ha impedido halagarlos ahora mientras busca el pacto que la mantenga en el poder: tras insistir en que su programa y el socialista tienen muchos puntos en común, y que Ciudadanos y ella comparten su preocupación por algunos planteamientos de Ahora Madrid, por último ha sorprendido al declararse dispuesta a pactar con los que hasta ahora denominaba "izquierda radical".

Aguirre confiesa que no se había leído el programa de Ahora, y admite gobernar con ellos si renuncian a "los soviets en los distritos de Madrid". La ganadora de las elecciones municipales ha reconocido que "seguramente" ha cometido errores.

Mientras tanto, toda España está pendiente de lo que ocurra en la capital del país, lo que históricamente podría ser un anticipo de las próximas elecciones generales.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!