La trama de propaganda y contrapropaganda política financiada con fondos públicos ha salido a la luz a raíz de la Audiencia Nacional y la Fiscalía Anticorrupción, que investigan posibles delitos de malversación de fondos. Esta investigación se enmarca en la conocida Operación Púnica, que está destapando casos de corrupción en numerosos ayuntamientos y comunidades autónomas.

En el marco de estas indagaciones, Alejandro de Pedro Llorca fue detenido el pasado mes de octubre en una redada junto a otras 50 personas. El empresario es considerado por la Guardia Civil como el "conseguidor" en la trama que, según los investigadores, "pivotaría sobre él y David Marjaliza".

Isabel Gallego, responsable de comunicación de los dos últimos gobiernos de la comunidad de Madrid, está imputada por pagar a De Pedro con dinero público para que sus empresas realizasen propaganda del presidente de la Comunidad, Ignacio González y de su consejera de Educación, Lucía Figar.

El bilbaíno Alejandro de Pedro es fundador y presidente, entre otros cargos, de dos empresas propias: Eico y Madiba. Eico es una consultoría dedicada a analizar la reputación e identidad digital de personas, organismos públicos y marcas privadas. En la investigación se ha encontrado que realizó estrategias de posicionamiento SEO para más de 50 candidatos del PP en las elecciones de 2011.

La otra empresa citada, Madiba, se trata de una red de medios digitales en la que tenía contratados becarios. La misión consistía en, a través de alrededor de medio centenar de diarios, dar eco a notas de prensa y comunicados que les remitía su clientela.

Cuando surgían escándalos que salpicasen a los políticos que les pagaban, se encargaban de bombardear Internet con propaganda de sus propios diarios, con el objetivo de que "no apareciesen resultados negativos de los clientes o que estos figurasen en las páginas dos o tres de Google", según han declarado dos trabajadoras.

María José Gutierrez, contratada por De Pedro, explicaba que “había veces en que si teníamos una noticia negativa, se contaba más neutral en nuestros periódicos digitales, había unos 60, para contrarrestar otros resultados en buscadores”. Su principal cometido consistió en combatir las noticias sobre el ático de Ignacio González y el cheque escolar que la Consejería de Educación concedió a la hija de Lucía Figar, la propia consejera.

La compañía ya realizó trabajos de este tipo para la Diputación de León. Por su parte, el Gobierno de Madrid alega que los encargos que realizaron consistían en "recopilar noticias de prensa, como hacen otras instituciones".

La duda de si Madrid estaba pagando con dinero público trabajos para el PP sigue en el aire y la Audiencia Nacional continúa sus pesquisas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más