El 13 de abril de 2015, surge en Europa Central un nuevo Estado: La República libre de Liberland. Este micro estado tiene 7 kilómetros cuadrados de territorio, y está situado en una zona limítrofe entre Serbia y Croacia.

Su fundador es el político euroescéptico ultra liberal checo Vit Jedlicka, que junto con otros dos compañeros, declararon independiente unilateralmente un territorio fronterizo situado entre Serbia y Croacia que no era reclamado por ninguno de estos Estados y lo llamaron Liberland. Este pequeño país tiene ya una bandera e incluso su propio himno y un borrador de Constitución.

Su forma de gobierno es la de una república de democracia participativa y los idiomas oficiales son el checo y el inglés.

El lema del país es: "Vive y deja vivir", ya que las bases sobre las que se fundamenta este estado es la de que el ciudadano tenga la mayor libertad posible sin que el Estado tenga que hacer molestas e innecesarias intervenciones. La bandera del país tiene bastante carga simbólica; por un lado el color amarillo de fondo simboliza la libertad, el azul al rio Danubio (en cuyas orillas se asienta) y el negro la resistencia contra el sistema. En cuanto al escudo: el árbol significa la abundancia; el pájaro, la libertad, y el sol, la energía.

Cualquier persona puede solicitar la ciudadanía rellenando un formulario online, los únicos requisitos son: el respeto mutuo, la libertad de opinión, creencias etc.., el respeto a la propiedad privada, no tener antecedentes criminales y no tener ideología extremista; no ser ni nazi ni comunista.

En poco tiempo gran cantidad de gente procedente de todo el mundo se vio interesada en este proyecto e intentaron aportar sus conocimientos en diversas áreas como la acuñación de moneda.

Los impuestos en este país serán opcionales. La idea; según su fundador es la de crear un país de gente honrada, aunque ya se especula con que este territorio pudiera convertirse en un paraíso fiscal como Luxemburgo o Mónaco.

La pregunta que ahora nos viene a la mente es… ¿De verdad esto es posible?, ¿Puede crearse un estado de la nada?....la respuesta es sí.

Tal y como se puede leer en la convención de Montevideo celebrada en 1993 sobre los derechos y obligaciones de los Estados, la existencia de un Estado es independiente del reconocimiento de este, y este tiene derecho de defender su integridad e independencia.

Ahora bien, a la hora de constituirlo si se necesita reconocimiento internacional.

Para que un país sea reconocido tienen que cumplirse algunos requisitos como: tener población permanente, fronteras definidas, un gobierno y capacidad para defender su territorio. Por el momento este nuevo país no cuenta con población permanente, pero ya está dando los primeros pasos en la línea del reconocimiento internacional.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!