En España, según el artículo 27.3 de la Constitución todas las personas tienen el derecho a la educación. De hecho, esta es obligatoria desde los 6 hasta los 16 años, lo que comprende la educación Primaria y Secundaria. Pero últimamente se están elaborando ciertas leyes que están cambiando toda la estructura educativa actual, creando así, una gran polémica entre la sociedad española.

Hoy hablaremos pues, de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), la cual ha realizado cambios en asignaturas para que los jóvenes ya, desde secundaria comiencen a elegir asignaturas acordes con la especialización laboral que puedan ejercer en un futuro, implantando asignaturas nuevas, pero quitando horas lectivas a otras asignaturas las cuales no deberían ser tan infravaloradas, como es el ejemplo del Arte, (Educación Plástica y Visual y Música), las cuales serán optativas desde 1º de la ESO, lo cual conllevará a una clara incultura artística por parte de la sociedad futura, al ser este ámbito meramente optativo, y no obligatorio durante los dos primeros cursos de secundaria como lo era hasta ahora.

Anuncios
Anuncios

Otra de las leyes que también implantará la LOMCE es la posibilidad de concertar centros que disgreguen al alumnado en función de su sexo "justificando de forma objetiva y razonada" ese modelo educativo. Lo cual fomenta una clara desigualdad en los centros educativos, al permitir que estos disgreguen al alumnado como les venga en gana.

También se elimina la asignatura de "Educación para la Ciudadanía" o "Ética" , debido a que según el propio José Ignacio Wert, -ministro de educación y padre de la LOMCE- "se eliminan del currículum todos los temas conflictivos", es decir, se impide una educación reflexiva y crítica, sustituyendo así el ideal de educar a ciudadanos/as por el de mano de obra para el mercado laboral.

Anuncios

Estos han sido solo unos ejemplos de ciertos artículos de esta ley. Como conclusión se puede aportar que la aprobación de una ley tan polémica no se debería de haber llevado a cabo con la oposición tan sonada que los ciudadanos ejercen diariamente. Pues es evidente que vivimos en un Estado Social, donde todos tenemos derecho a una educación básica y obligatoria, pero también tenemos derecho a participar en la decisión de cómo debe ser esa educación y sobre todo a que se nos escuche cuando damos nuestra opinión y no se hagan oídos sordos.

Pues, si bien, hay conceptos en esta ley que pueden ser beneficiosos para nuestro futuro, también hay otros que son retrógrados y disgregadores.

Ahora solo toca considerar en la balanza de la objetividad qué es lo que nos conviene o no, a nosotros, a vuestros hijos y a futuras generaciones. Pues ir al bar de la esquina a criticar sin documentarse y sin hacer nada no es opción.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más