Acaban de celebrarse las adelantadas elecciones en Andalucía, donde la protagonista de la jornada Susana Díaz ha logrado mantener los 47 escaños que tenía el PSOE en la cámara, igual que en 2012, en esta ocasión con 1.409.042 votantes.

La novedad de estas elecciones autonómicas, además de la previsible derrota del Partido Popular, quienes no supieron defender no siquiera los escaños que poseían, es sin duda la irrupción de Podemos con 590.011 votantes y la obtención de 15 escaños en la cámara andaluza.

Teresa Rodríguez, la candidata de Podemos, afirmó que su agrupación "se estreno, de cero a 15" en Andalucía y que este fenómeno representa el fin del bipartidismo y que el mapa político español ya ha empezado a cambiar.

Pablo Iglesias, más poético que político, escribió en Twiter "se hace camino al nadar", rememorando los célebres versos de Machado, y recordando que el camino que ha trazado Podemos, si bien recién empieza a recorrerse, se ha iniciado con pasos firmes y seguros, y que todavía queda mucho por hacer y recorrer.

Por su parte la agrupación Ciudadanos, con la cual Rosa Diez (UPyD) en su día se negó a pactar y ahora está fuera del parlamento andaluz, también realizó una fuerte irrupción en el escenario político de las autonomías obteniendo 9 valiosos escaños, apoyados por 368.988 votantes a los cuales Juan Marín les ha prometido que no habrá pactos de gobernabilidad.

Los analistas expertos no dudan en afirmar que Izquierda Unida ha descendido notablemente debido a la absorción del electorado de izquierda andaluz por parte de Podemos.

Izquierda Unida, representada ante las urnas por Antonio Mailo, ha obtenido apenas 5 escaños con 273.927 votos. Con todo, Izquierda Unida sigue teniendo voz y voto en el parlamento, beneficio del que no pueden hacer gala Unión Progreso y Democracia y el Partido Andalucista, quienes otra vez se han quedado afuera.

La derrota del Partido Popular, aunque negada por Moreno Bonilla quien afirma que por culpa de Susana Díaz el parlamento andaluz estará ahora más fragmentado que antes y será todavía más dificultosa la gobernabilidad, con un 26,7% del total de los votos y 33 escaños, 17 menos que en 2012, no puede ser menos que un anuncio o apenas un simulacro de lo que vendrá.

El desgaste de los años de gobierno, la crisis, y la ignominia de la corrupción, no solo anuncian una caída del caudal de votos populares para las próximas elecciones generales, sino también el fin del bipartidismo, y esperemos que gracias a la irrupción de Podemos y Ciudadanos, dos nuevas fuerzas políticas que crecen con fuerza, comience en España una nueva forma de hacer y de entender la política.

Desde ahora, y creo que hasta un par de meses, el plazo que establece las constituciones autonómicas para formar gobierno, escucharemos todo tipo de rumores, y conspiraciones acerca de cuál agrupación pactará con cuál para obtener mayoría (hacen falta 55 escaños para gobernar en mayoría absoluta), lo que también pondrá" negro sobre blanco" la posibilidad en el cumplimiento de sus programas, los principios ideológicos y las promesas electorales de cada uno de los partidos, desde el PSOE hasta IU, que han participado y obtenido votos para gobernaren las elecciones de ayer.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!