La doctora Elisa Pinto, conocida dermatóloga de la jet social, denuncia al yerno del empresario Juan Miguel Villar Mir; su entrevista en el blog de El Español pone los pelos de punta, porque nos demuestra hasta qué punto se sigue intentando ejercer el derecho de pernada por unos dueños, no solo de nuestras finanzas, sino también de nuestra intimidad. La complicidad de miembros de fuerzas de seguridad del Estado nos dice lo indefensos que estamos los ciudadanos, porque si esto le ocurre a una mujer de clase social alta, que no le pasará a las de a pié.

No estamos hablando de Venezuela, hablamos de España.

Ana Garrido, técnico municipal del Ayto de Boadilla, funcionaria que denunció la trama Gürtel. Desde el 2007 que comienza a recibir presiones para contrataciones irregulares, el acoso fue brutal, como el que sufren me atrevería a decir cientos de funcionarios a lo largo y ancho de la geografía española, y aunque ganó su denuncia por acoso, el Ayuntamiento recurrió, hoy varios años más tarde, espera recibir su liquidación .

Hoy, en un tweet nos muestra el cartel de alquiler de su casa, ya no puede pagarla ¿hablamos de Venezuela? No, hablamos de España

Jordi Évole esta noche, nos hablara de la capitán Zaida Cantera. Un clan donde las élites tienen por serlo unos privilegios, pero a cualquiera que se atreva a cuestionar su también derecho de pernada, solo le queda el abandono de tu carrera. Hablamos de Chávez? No hablamos de España y de un ministro del Ejército de un país sometido a la Ley, pero solo para la plebe, pues de hecho la casta militar está por encima.

Frente a estas mujeres luchadoras, leales y fuertes que pierden batallas y hasta la guerra, tenemos a las Botellas, vendiendo viviendas sociales a fondos buitre en los que curiosamente trabaja su hijo, a las Cospe de la vida privatizando servicios sociales mínimos para dependientes y luego haciéndose fotos con ellos, o a una Dolores Amorós que se auto indemniza con 10 millones después de empaquetar cuotas participativas de la CAM a gente con falsa información.

Esas son las que triunfan, las que siguen con una política "de hombres" donde el poder es el que manda, lejos de cualquier consideración ética o moral.

Es preciso distinguir entre las unas y las otras. Las primeras son inteligentes, aunque una tela de araña espesa, les impida manifestarlo y conocedoras de su entorno. Las segundas son hábiles y pertenecientes a clanes de poder de hace siglos, o aprendizas diligentes de dichos manejos, viven en mundos paralelos donde la Crisis no solo no existe, sino que ha servido para aumentar la cuenta de resultados muy frecuentemente procedentes de fondos públicos.

Tratan de confundirnos diciéndonos que son mujeres todas, sí, pero con una gran diferencia, unas pelean para un mundo más justo y otras ejercen de peones del poder establecido, y probablemente frente al gráfico de suicidios, la directora de tráfico bajará la velocidad máxima en tramos urbanos

Y ahora pensemos si queremos seguir viviendo en este país y con estos gobernantes ¿tenemos alma de siervos?

Pues nos seguirán tratando como a siervos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más