La portada del diario ABC deeste sábado está dando mucho que hablar. Una fotografía del famoso ministrogriego Yanis Varoufakis posandojunto a su pareja en la terraza de su casa. Para este periódico español, unapersona de izquierdas no puede tener en una casa decente con el más mínimolujo; se ve que tampoco puede comer bien, ser aseada o simplemente vivir cómodamente. Todo eso, para elABC, es incompatible con ser una personacomprometida y predicar las ideas de izquierdas.

Para ser de izquierdas hayque vivir debajo de un puente, sin luz, ni agua, en plan vagabundo, entiéndasela ironía.

Bajo el malintencionado título de“Así vive el populismo” publicaba elABC su edición esta mañana, subrayando que el integrante de Syriza “vive en una casa propia de la burguesía cerca de la Acrópolis” yque además, “tiene otra residencia enuna isla”. La verdad es que esto no es una exclusiva del diario ABC, sinoque se trata de una publicación difundida por el Paris Match.

Las redes sociales no han tardado en ponerse al rojo vivo, con opinionesde todo tipo, claro está, (aunque la mayoría critican duramente estapublicación); esta portada se ha convertidoya en el tema estrella del día bajo el lema #pídeleperdónalABC. Las comparaciones con el análogo español de Syriza,el partido de Pablo Iglesias, Podemos, se encuentran por doquier. Unafotografía de dos personas comiendo en un contenedor de basura bajo el título “así tienen que vivir, para el ABC, laspersonas de izquierdas”, o “Pablo Iglesias pide perdón por ir a Sevillaen furgoneta en vez de en burro”, son solo una muestra de la variedad desátiras que está desencadenando esta polémica portada.

En nuestro país estamos demasiadoacostumbrados a las publicaciones de este tipo, en las que un periódico declaro carácter conservador como el ABC, cuyos fundadores aparecen en la lista Falciani, como defraudadores delfisco, se permite lanzar juicios devalor sobre la validez de las ideas de izquierdas, sembrando dudas acercade la forma de vida de sus predicadores. Sin embargo, no se hacen tanto eco delas noticias que aseguran que muchos de nuestros dirigentes, que poseen variasposesiones de lujo en Madrid, siguen cobrando casi dos mil euros en dietas.

Locierto es que Yanus Varoufakis hademostrado que lucha y se preocupa por su pueblo, al ser el primer dirigentegriego que acude a Bruselas para negociar y no simplemente para obedecer lasórdenes de la Troika. ¿Acaso no se puedevivir dignamente siendo de izquierdas?

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más