Después de meses de incertidumbre, sin saber que iba a ser de sus vidas, los enfermos de hepatitis C parece que hoy han obtenido una respuesta clara. El Gobierno, en una reunión con los representantes de sanidad de todas las comunidades autónomas de España, ha acordado que el Ministerio de Hacienda prestará 727 millones de euros a las autonomías para poder financiar el coste del tratamiento que necesitan los enfermos.

Esta cantidad de dinero podrá ser devuelta en diez años y posee un tipo de interés cero.

En España existen 95.000 enfermos diagnosticados de hepatitis C, de los cuáles más de 9.000 residen en la Comunidad Valenciana. De todos los afectados en las provincias de Alicante, Valencia y Castellón, entorno a 6.000 se encuentran en las fases más críticas de la enfermedad -F4 y cirrosis- y necesitan recibir el nuevo fármaco para poder continuar con vida.

A pesar de estas cifras se calcula que en nuestro país haya más afectados ya que muchas de las personas que la padecen no han sido diagnosticadas. La cifra rondaría los 900.000, según las asociaciones de afectados.

Por su parte los afectados por esta patología quieren ver soluciones reales y no más bombas de humo como han recibido hasta ahora. En opinión del representante de la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C en Alicante, Victor Cedillo, el Gobierno debería acordar medidas reales efectivas "porque lo que se debate no son cuestiones de dinero sino vidas".

De hecho hace menos de diez días falleció un vecino de la localidad alicantina de La Mata porque no le pudieron suministrar la medicación que necesitaba.

El alto coste del tratamiento de la hepatitis C tiene que ver con la exclusividad de la patente que tiene la empresa Gilead, quienes han encontrado la solución a la patología. Esta entidad es la que negocia con los países el precio del medicamento y pone los precios que "cree conveniente" a cada territorio.

España está negociando reducir el coste del medicamento de los 60.000 euros iniciales a los 25.000, cifra a la que espera llegar el ministerio de sanidad de Alfonso Alonso.

Este precio no es realmente tan elevado. Según explica Gilead, aunque el coste de producción del tratamiento, Sovaldi, es tan solo de 110 euros, "hay que tener en cuenta los periodo de investigación". Y añade que este medicamento supondrá en un futuro un cierto ahorro porque reducirá el número de enfermos y de trasplantes de riñón.

El problema es que muchos de los afectados necesitan la solución ahora para poder vivir en ese "largo futuro" del que hablan. Como se puede observar la empresa no ve más allá del negocio. Valores éticos y morales a parte.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más