La Comunidad Autónoma de Madrid parece el pilar "morrocotudo" sobre el que se sostiene la corrupción estructurada de España y la verificación que confirma esta tendencia es que es la Comunidad Autónoma con más procesos abiertos por corrupción. 

Un nuevo paradigma de corrupción es el caso de los cursos de formación para desempleados en la patronal madrileña, en la que hay trece empresarios acusados de fraude y la sospecha de que ciertas administraciones del gobierno regional de Madrid estaban al tanto de todo lo que acontecía en esta trama corrupta sistematizada.

Uno de los principales implicados en el caso es: José Luis Aneri que tras permanecer tres meses en la penitenciaria madrileña de Soto del Real ha dado un paso al frente y ha contado como funcionaba el tinglado que le ayudó a mover nueve millones de euros entre los años 2011 y 2013 en subvenciones públicas, este dinero supuestamente iba a parar a los parados madrileños para ayudarlos a crecer en materia formativa y así tener más fácil acceder a un puesto de trabajo.

Según las Mañanas de cuatro y la revista Interviu, José Luis Aneri reveló que por contratar los cursos de formación con su empresa se utilizaban facturas ficticias, se invitaban a los otros implicados en la trama a prostíbulos donde se organizaban fiestas de índole sexual como bacanales, allí también se hacían tratos de actividades fraudulentas y se cerraban negocios como si fuesen mafiosos de película, no era el único sitio que se frecuentaba para hacer estos negocios ilegales, también conocidos restaurantes de cinco estrellas en donde se llevaban los sobres con dinero en metálico y se repartían como caramelos, también declaró que tenía que pagar mordidas a las asociaciones beneficiarias que recibían subvención y que éstas asociaciones se llegaban a llevar hasta el 60% de la subvención pública.

Si se ha decidido a hablar es debido a que al estar metido en ese mundo sórdido se enganchó a la droga, todo esto no hubiese salido a la luz si no fuese porque llegado a un momento comprendió que quería dejar la drogadicción porque llegaba a meterse hasta diez gramos de cocaína diarios, hoy está en proceso de rehabilitación y confiesa que lleva un mes sin meterse nada pero que estando en la cárcel seguía consumiendo, las asociaciones CEIM o CAM quieren ponerle como cabeza de turco y lavarse las manos cuando tienen responsabilidades.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más