Mañana martes dacomienzo el último Debate sobre el estado de la Nación de lalegislatura presidida por Mariano Rajoy, en el que estáprevisto el anuncio de una serie de medidas sociales,con el fin de convencer de que los recortes fueron necesarios parazanjar la crisis económica, y de que el sacrificio hamerecido la pena.

Con estas medidas quiere lanzar el mensaje de quela crisis es historia y la recuperación, real, se trasladaahora a los ciudadanos de a pie. Es su última baza para intentarrecuperar la credibilidad de cara a las elecciones y mejorarlos resultados electorales que vaticinan las encuestas.

El anuncio de las nuevasmedidas que se planteará en el discurso inicial delpresidente, como es habitual, y que marcarán el debate, han sidopreparadas con gran secretismo. Solo las conoce Rajoy y su equipo deasesores, con Pedro Arriola al frente, y el ministro de Hacienda,Cristóbal Montoro, obviamente, que es quien maneja los presupuestos.

Sin embargo, y comorecogen diversos medios, como 'El País', se especula que entreestas medidas esté incluida la reforma de la polémica ley detasas judiciales implantada por el ex ministro Alberto RuizGallardón en el 2012.

Dicha ley tenía como objeto sufragar lajusticia gratuita, pero no solo ha sido una de las más dañinas, queen la práctica eliminó la universalidad de la justicia impidiendoel acceso a la misma a los que disponen de menos recursos, sino quelos más de 500 millones de euros recaudados desde 2012 nose han destinado a sufragar la mencionada justicia gratuita.El propio Ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha reconocido quefueron destinados a la 'caja común' y a la reducción del déficit.

También se habla, entreestas medidas sociales que van directas al bolsillo delcontribuyente, de un proyecto de ley de segunda oportunidad,destinada a reducir la deuda de pequeñas empresas y familias,para que no suponga un lastre de por vida y tengan la oportunidad deempezar de nuevo. Esta medida, por cierto, estaba incluida en elprograma económico que Ciudadanos, la formación políticaque lidera Albert Rivera, presentó en días pasados junto aleconomista Luis Garicano.

El tema de la corrupciónno centrará en principio el debate, uno de los principales causantesdel desgaste del PP y su pérdida de credibilidad, aunque seráinevitable. Probablemente asistiremos al ya conocido 'y tú más'entre populares y oposición, en especial con el PSOE.

En resumen, la clave deldebate estará en unas medidas de marcado carácter socialpara las familias, para los jóvenes, para los autónomos, contra eldesempleo...

con las que el PP pretende remontar sus malasprevisiones electorales y sortear la amenaza que planea sobreellos desde Ciudadanos y Podemos, a tenor de losúltimos sondeos. El problema es que llegan, si es que llegan,demasiado tarde y los ciudadanos ya están hartos de promesasincumplidas y de recortes y más recortes.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!