El Socialista Tomás Gómez, expulsado recientemente del cargo, para el que había sido elegido mediante unas primarias internas en la Comunidad de Madrid, por el secretario general Pedro Sánchez, se sentó ayer en el plató de la 'La Sexta Noche', tertulia política que tiene lugar cada sábado.

Tomás Gómez acudió a ser entrevistado por los colaboradores habituales del programa, para defender su honorabilidad con respecto al caso del tranvía de Parla, en lo que insiste, se trata de una confusión que se está utilizando para su desprestigio político. Según los datos, el tranvía en cuestión le habría costado a Parla unos 256 millones de euros, casi tres veces más de lo que se había estimado.

Según Gómez, todo se trata de mentiras que alguien de su partido está utilizando contra él. "No consiento que nadie arroje la mínima sombra de sospecha sobre mi honorabilidad", por eso, aseguraba el socialista, "pienso llegar hasta el final, y si eso supone ir a los tribunales que así sea".

Gómez dejaba muy claro, que en su opinión, su destitución, además de ser un caso insólito, se trata claramente de un "error histórico" y ponía en cuestión la fortaleza del liderazgo del actual secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Gómez aseguraba, que la mano del anterior líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, estaba muy presente, desde la sombra, en esta toma de decisiones. Tras la pregunta del tertuliano Eduardo Inda acerca de si la decisión de su expulsión se fraguó tras una reunión de Sánchez y Rubalcaba, Gómez aseguraba que "el hecho de que Rubalcaba ha vuelto al Partido Socialista, no lo duda nadie", "es bochornoso que Pedro Sánchez respalde esta decisión por intereses personales".

El ex candidato para la Comunidad de Madrid, apoyaba el liderazgo de la socialista por Andalucía, Susana Díaz y Gómez no descartó que tuviera algo que ver en todo este asunto.

"Las encuestas muestran que el PSOE no hace más que caer desde que llegó Pedro Sánchez", comentaba el socialista. Cuando Sánchez tomó las riendas del PSOE, el partido liderado por Pablo Iglesias, Podemos, se situaba en un 8% en Madrid, y ahora, tras los últimos datos del CIS, se encuentra ya en un 24%.

"Yo quiero a mi partido por encima de todo, y deseo que pueda gobernar, pero esta forma de actuar no es democrática", apuntaba Tomás Gómez.

En todo caso, parece claro el hecho de que este movimiento estratégico se trata de una demostración de fuerza y de poder dentro del PSOE, y aún están por verse las consecuencias.



Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!