El tiempo de vino y rosas entre Pedro Sánchez y Tomás Gómez ha terminado. No hace tanto tiempo cuando el segundo afirmaba que la elección de Pedro Sánchez como Secretario General del PSOE iba a suponer la reactivación política del partido y, sin tapujos, aireaba a los cuatro vientos su apoyo al entonces candidato socialista. Hoy, 11 de febrero de 2015, la relación entre estos dos líderes socialistas ha saltado por los aires y no es difícil de pronosticar que la onda expansiva pueda hacer temblar los cimientos, ya poco sólidos, de este más que centenario partido político.

Anuncios
Anuncios

La culpa parece tenerla el desajuste presupuestario del tranvía de Parla, antiguo destino político de Tomás Gómez. La construcción de esta infraestructura ha dejado un agujero de más de 150 millones de euros en este municipio, lo que le ha llevado a la quiebra técnica. Aunque la obra fue aprobada por Tomás Sánchez en 2005, el incremento de la partida presupuestaría destinada a este tranvía fue autorizada por su sucesor en la alcaldía, José María Fraile, mano derecha (o izquierda en este caso) de Tomás Gómez e imputado dentro de la Operación Púnica.

Anuncios

Todas estas conexiones e irregularidades no estaban siendo bien vistas por la cúpula actual del PSOE liderada por Pedro Sánchez y en una acción rápida y sorpresiva ha acabado con la andadura del Secretario General del Partido Socialista de Madrid-PSOE (PSM-PSOE).

El señor Gómez no se lo ha tomado muy bien, y no haciendo caso a la sabiduría popular que dice que hay que contar hasta diez antes de hablar cuando estás cabreado, ha desafiado públicamente al líder de su partido y ha amenazado con llevar el caso ante la dirección del partido, e incluso, ante los tribunales.

Es más, viendo las declaraciones del destituido a las preguntas de la prensa, da la impresión que se "había venido arriba" y hasta ha llegado a declarar que se ve ganando las próximas elecciones a la Comunidad de Madrid.

¡La guerra ha estallado! La pregunta es quien o quienes serán los ganadores y los perdedores de este conflicto bélico. Sin ser muy ocurrente uno podría vaticinar que esta situación le va a venir que ni pintada a un líder con coleta, sin embargo, se podría dudar si la coleta beneficiada va a ser masculina o femenina.

Sin duda, la caída del PSOE beneficiaría a Podemos en sus expectativas de seguir consolidándose como segunda fuerza política e incluso de ir arañándole espacio al PP, si es que no se lo ha quitado ya. Sin embargo, la guerra interna desatada en el PSOE podría terminar de aupar a Susana Díaz a la dirección del partido, ya que desde hace tiempo se escucha afilar cuchillos dentro de esta organización. El otro día, a raíz de la bajada del PSOE en el sondeo del CIS, escuché un chiste que me pareció excesivo; decía, "¿tú crees que las declararán de interés turístico?

Anuncios

¿El qué? ¡Las ruinas del PSOE!" Pues hoy, ya no me parece tan exagerado.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más