Pablo Iglesias, líder de Podemos ha visitado por vez primera la ciudad de Nueva York, uno de los centros neurálgicos del capitalismo. Este lunes, pronunció un discurso en el "Círculo Español" de Queens, ante un auditorio rebosante de espectadores y en el cual reiteró su rechazo a las políticas de austeridad europeas. También se reunió con numerosas personalidades, como el premio Nobel Joseph Stigliz, contrario a las políticas de austeridad y defensor de la reestructuración de la deuda Griega.

La palabra "patria" se pronunció en numerosas ocasiones, como una bofetada para aquellos que se llenan la boca con ella mientras "privatizan la sanidad y la educación, a la vez que obligan a los jóvenes a exiliarse" exclamaba Iglesias. La corrupción y aquellos que se lucran de ella no son otra cosa que "traidores a la patria", y "la patria es lo contrario a la corrupción". Según el dirigente de Podemos, lo que su partido pretende es "construir una España a la que poder volver", decía refiriéndose a los numerosos jóvenes que han tenido que abandonar sus casas en busca de un futuro más digno.

El secretario general de Podemos invitó también, desde Nueva York, al presidente del gobierno, Mariano Rajoy, a "pedir disculpas a su país y a sus ciudadanos por haberles engañado" y que, asimismo, "reconozca que se ha equivocado, que todo lo que han hecho no ha servido más que para empeorar la situación". Iglesias resaltó la incompetencia del gobierno para sacar al país de la crisis en la que lleva inmerso desde hace años.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Podemos

Pablo Iglesias ha cargado por igual contra los dos grandes partidos, pues al PSOE también le ha caído lo suyo. Ha pedido a los socialistas que rectifiquen sus políticas y que se replanteen sus pactos internacionales con la derecha europea. De igual manera, ha hecho referencia al polémico asunto con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, acusando al gobierno de estar "utilizando las instituciones públicas con claros fines partidistas", al haber filtrado, el ministro, los datos fiscales de un ciudadano de su partido, Juan Carlos Monedero.

Dejando de lado otros factores, hay que reconocer que emociona sobremanera escuchar a Pablo Iglesias, crea una atmósfera especial, consigue transmitir, enervar y caldear el ambiente. Hace mucho tiempo que a los españoles no se les ponían los pelos de punta al escuchar un discurso político. Reconozcamos, al menos, que eso ya es un mérito.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más