La corporación Habanos S.A., que controla la exportación del tabaco cubano, espera posicionarse con una cuota de mercado entre el 25% y el 30% en Estados Unidos, una vez que se levante el embargo comercial que sufre la isla desde 1.962, lo que supondría unas ventas anuales entre los 70 y 90 millones de unidades de puros habanos.

El 16 de enero de 2015, el Gobierno americano autorizó la compra legal de tabaco y alcohol en Cuba para el consumo propio por un valor que no fuera superior a los cien dólares a aquellos viajeros estadounidenses que cumplan una serie de condiciones, como puede serlo, por ejemplo, una visita educativa o religiosa, ya que el turismo normal seguirá vetado a estas licencias.

Una medida calificada de simbólica desde Cuba que, sin embargo, "ayudará a extender la cultura del habano en Estados Unidos", como indicó el vicepresidente comercial de la compañía, el cubano Jorge Luis Fernández Maique durante la 17º Festival Internacional del Habano, que se celebra en la capital cubana del 23 al 27 de febrero.

Por otra parte, otro paso adelante lo ha dado la Corte Suprema de Estados Unidos al darle la razón a la empresa Cubatabaco (quien controla el monopolio del tabaco en Cuba a través de Habanos S.A.) al rechazar la apelación de la firma estadounidense General Cigar para el uso de la marca comercial Cohiba, que ambas empresas utilizaban para sus puros, con lo cual aseguran al nuevo comprador la autenticidad del producto y el prestigio que la marca atesora.

Veremos, si en el futuro, cuando la situación política entre los dos países se normalice, si también se equiparan sus ventas en Estados Unidos como en el resto del mundo, donde los habanos ocupan un mercado superior al 70% en cuanto al número de unidades vendidas y superior al 80% en lo que al valor se refiere.

Y es que la entrada de esta nueva pieza en el tablero comercial preocupa a otras economías latinoamericanas como, por ejemplo, Nicaragua y Brasil, que ven peligrar sus exportaciones de tabaco a los Estados Unidos.

Y todo esto sin tener en cuenta la otra gran baza cubana para aumentar las ventas en este sector: el turismo, y es que, ¿cuántos viajeros no querrán volver de la isla con el recuerdo de una botella de ron y una caja de Montecristos? 

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!