Reinventar el valenciano.Eso fue lo que hizo la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, lapasada tarde del domingo durante la habitual Cridà que se celebratodos los años en las Torres de Serrano -acto con el que dancomienzo de manera oficial las fallas.

La edil se convirtió enmenos de un minuto en objeto de críticas y burlas en las redessociales a través de montajes fotográficos y el hastag en Twitter#caloret y #caloretFaller . Y es que no es para menos, en tan solounos segundos Barberá cometió múltiples errores como castellanismosy repeticiones de palabras que convirtieron su discurso en un sinsentido más propio de una persona ebria que de una alcaldesa.

No es de extrañar que elpúblico presente la pitara y abucheara al escucharle decir palabrascomo 'dejeim', en lugar de 'deixeu'; verano en vez de 'estiu'; o'llegá' adaptación del castellano de la forma verbal del verbo'arribar'. Pero sin duda la expresión que más llamó la atención fue 'el caloret faller', una frase que repitió más de tres veces hastaconseguir poder darle sentido. Por todas estos incongruencias Barberálogró acaparar todos las miradas, robándole todo el protagonismo a lafallera mayor, la encargada de dar comienzo a la fiesta de las fallas.

Desde la oposición, elsecretario general del PSPV, Ximo Puig, describió la actuación dela edil como una irresponsabilidad por no saber utilizarcorrectamente el valenciano, idioma cooficial de la ciudad deValencia.

Por su parte el recto dela Universidad de Valencia, Esteban Morcillo, hizo un llamamiento ala correcto utilización de la gramática valenciana en actospúblicos.

Por su parte el portavoz de EU, Amadeu Sanchís, exigió una disculpa a los ciudadanos por su discurso. Y así lo hizo doce horas después. Rita Barberà asumióque se había equivocado y pidió disculpas.

Además añadió quetuvo todos estos errores porque se 'quedo en blanco' en medio deldiscurso, un acto que según afirmó 'lo tenía muy ensayado', peroque sin querer entró en una espiral de errores de la cual no pudosalir. Para finalizar, entre risas, afirmó que había inventadonuevos términos de la lengua.

De este modo, y tras unlargo domingo de actos donde los valencianos pudieron disfrutar de laprimera mascletà, dieron comienzo las fallas 2015. Unas fiestasdeclaradas de Interés Turístico Internacional, donde todos los añosmiles de visitantes se aproximan a Valencia para ver poder sertestigos de la corta vida de los monumentos falleros que pueblan lascalles de la terreta del 15 al 19 de marzo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!