La manifa de líderes consistía en reunirse todos en una calle cerrada al público, foto, y para casa... sin mezclarse con la verdadera y millonaria manifestación. Y va Mariano Rajoy a Francia a defender  la libertad de expresión que en España recorta. Si los dibujos a Mahoma hubieran sido de Jesús y en España, no hubieran sido publicados, y seguramente hubieran  llevado a juicio a los autores como llevaron a  sentarse en el banquillo a  Javier Krahe que protagonizó un corto en el que enseñaba a `cocinar un cristo', lo untaba con mantequilla, lo ponía a hornear y `a los tres días sale solo del horno'.

También el programa que  lo emitió fue multado.

Esta misma semana, el humorista Facu ha sido imputado por hacer un sketch representando un hipotético anuncio en el que el PP queda desarticulado. Aquí se aprueba la ley mordaza y pasando los pirineos se manifiestan en un canto a la libertad.

Con un andar estirado y cara habitual de desgana sale el presidente español del hotel hacia la manifestación, cuando se lleva una sorpresa, se encuentra cara a cara con un grupo  de españoles que tuvieron que emigrar al país galo y  ponen música a  los oídos de su presidente en su galante paseíllo hasta el coche, a capella, a grito de 'sinvergüenza', 'no vuelvas a  España', 'ladrón','corruptos'.

Suerte tuvieron estas personas de estar en un país donde sí hay libertad de expresión porque aquí, con la actual ley, les hubieran caído unos miles de euros de multa. Por desgracia, Mariano volvió a España. Y ya miente  hasta a los suyos, al día siguiente en la reunión del comité de su partido, mientras todas las  encuestas dan a Podemos la victoria en  las elecciones  generales, Rajoy dice a la plana mayor del PP que las encuestas que él dispone  les dan 'el triunfo en todos los comicios', se ve que sus encuestas se las hacen entre ellos, preguntando a los asistentes a la reunión por quién van  a votar, y lo mismo, no les sale ni mayoría.

¿Qué caricaturas harían los dibujantes de Charlie Ebdo de la relación PP-España? Seguro que les saldrían unos chistes buenísimos. Y de  que -como dice Cospedal- el PP da estabilidad a España, ¿qué dibujarían? La estabilidad para vivir que dan en un país con tantos afectados de hepatitis sin medicamentos que curen y sin esperarlos,  y del ministro de sanidad Alfonso Alonso, qué caricatura dedicarían cuando dice que los ministros no recetan.

No, los médicos prescriben, y  el ministro debe de procurar que haya medicación para todo el que la necesite. Yo no puedo expresar los chistes que se me ocurren de los políticos porque no estoy  en Francia, y aquí me multarian. 

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más