Parece que la abdicación del Rey Juan Carlos de Borbón y, por tanto, el cambio de su estatus jurídico de inmunidad al de aforamiento, que establece que las posibles causas civiles y penales que se entablen contra él serán juzgadas ante el Tribunal Supremo, le está trayendo más de un quebradero de cabeza. Hace unos días saltaba a los medios la noticia de la demanda de paternidad, interpuesta por la ciudadana belga Ingrid Sartiau, que asegura tener pruebas de que es su hija biológica. Pues bien, ahora se le suma el escrito presentado ante la Fiscalía General del Estado por el ex coronel Amadeo Martínez Inglés, en el que solicita que se investigue la responsabilidad del monarca en la muerte de su hermano menor, el infante Don Alfonso, ocurrida en 1956.

Disparo accidental

La muerte del hermano menor del Rey, con 15 años de edad, tuvo lugar el 19 de marzo de 1956, en Estoril, tras recibir un disparo en la cabeza de forma accidental cuando don Juan Carlos, de 18 años, limpiaba una pistola aparentemente descargada. Pero no era así, y la única bala que contenía sesgó en pocos minutos la vida de "Alfonsito", al entrar limpiamente por uno de los orificios de su nariz. El asunto fue silenciado por la dictadura franquista y el padre de ambos, Don Juan de Borbón, conde de Barcelona, no recibió ni siquiera el pésame de Franco.

El escrito del ex coronel a la Fiscalía

Martínez Inglés asegura tener pruebas de la responsabilidad de Don Juan Carlos en este suceso, y afirma que no se trató de un accidente fortuito, sino de "un homicidio imprudente o un asesinato premeditado".

Refiere que lleva más de veinte años investigando este tema, como historiador militar, al que califica de "secreto de estado" del régimen franquista. Señala que el monarca era por aquel entonces un experto cadete de la Academia Militar de Zaragoza, con más de seis meses de instrucción militar intensiva y, por consiguiente, perfectamente conocedor de los protocolos de actuación del Ejército español para la limpieza, uso y disparo de toda clase de armas portátiles.

La trayectoria del disparo

El ex coronel sostiene igualmente que el pequeño proyectil, de 6'35 mm., no hubiera podido traspasar la bóveda craneal de don Alfonso si el disparo hubiera seguido una trayectoria directa hacia su cabeza, pero sin embargo su anómala trayectoria fue de abajo hacia arriba, entrando por las fosas nasales directa hacia el cerebro y causándole así la muerte inmediata, para lo que fue necesario, según el, la intención del tirador.

El militar pide que se aclare si lo que quiso Don Juan Carlos fue apartar al infante de la carrera por la corona franquista.

Expulsión del Ejército

Martínez Inglés fue expulsado del Ejército en 1990 por sus continuas polémicas y apariciones en los medios de comunicación. En marzo de 2013 fue condenado por la Audiencia Nacional a una multa de 6.480 euros por el delito de injurias graves contra la Corona, tras un artículo en la web Canarias Semanal, donde descalificaba a Don Juan Carlos llamándole, entre otras lindeces, "borracho". En 2004 consiguió "colarse" con un arma en la Catedral de la Almudena durante la boda del Rey Felipe VI, según él, para denunciar los fallos de seguridad. Lo que queda claro es que se las ingenia para crear polémicas, cueste lo que cueste.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!