La noche del lunes se estaba celebrando un coloquio promovido por Diplocat, el Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña, para explicar las reivindicaciones que hacen que el pueblo catalán quiera independizarse de España e intentar que los países europeos sepan de primera mano el porqué del proceso soberanista, en la Universidad de Viena, igual que se hizo días antes en Roma, cuando de pronto empezaron a ser repartidos panfletos por parte de representantes de la embajada española en Austria en los que hacían referencia a los artículos de la Constitución Española que hablan de la soberanía nacional y que "reside en el pueblo español", y la "indisoluble unidad de la nación española".

En el mismo también se hace una diferencia entre el caso catalán y los de Quebec y el de Escocia, diciendo que no se pueden comparar y que la realización de un referéndum de independencia no cabe dentro de la legalidad vigente.

Este hecho es una repetición de lo sucedido la semana pasada en Roma, en la Univesità degli Studi Roma Tre, cuando Diplocat efectuó otra reunión del ciclo de coloquios que está realizando en diferentes países que componen la Unión Europea para dar a conocer mejor la versión catalana del proceso de independencia que se intenta llevar a cabo en Cataluña, a pesar de las prohibiciones y las amenazas de intervención de la autonomía que se están recibiendo dese el gobierno de Mariano Rajoy, una vez que ya han ido conociendo los argumentos en los que basa su negativa el Ejecutivo español a través de las declaraciones realizadas por parte del presidente del gobierno y varios de los ministros del Partido Popular.

A este acto la Generalitat invitó al embajador español, Francisco Javier Elorza, pero no respondió ni asistió, pero sin embargo envió a un representante diplomático para repartir los folletos que, entre las frases que aparecen en él, una dice "A diferencia de Cataluña, Escocia puede decidir porque se unió voluntariamente al Reino Unido".

El secretario general del Diplocat, Albert Royo Mariné, se preguntaba en su cuenta de Twitter: "¿Apología del derecho de conquista?"

La jornada celebrada en Viena llevaba por título "El proceso de autodeterminación de Cataluña en el marco de la UE", y estaba organizado conjuntamente por Diplocat y el Instituto de Romanística de la Universidad.

En este coloquio intervino Carles Batlle, lector del Instituto de Filología Románica de la Universidad de Viena, que explicó la evolución que han tenido las relaciones entre Cataluña y Austria e hizo una comparación de su evolución histórica hasta la actualidad. Posteriormente se celebró una mesa redonda para hablar del caso catalán dentro del contexto de la UE, que contó con la participación del profesor de Historia del Derecho de la Universidad Pompeu Fabra, Alfons Aragoneses; el catedrático de Política Comparada y director del Centro de Estudios Canadienses de la Universidad de Augsburgo, Peter A. Kraus; el director del Instituto del Federalismo de la Universidad de Innsbruck, Peter Bußjäger; Georg Kremnitz, del Instituto de Filología Románica de la Universidad de Viena, y el secretario general de la Sociedad Austríaca de Política Europea, Paul Schmidt.

No parece que ésta sea la mejor forma de intentar convencer a los estados miembros de la UE de tener la razón en este polémico asunto de la soberanía catalana, pero este gobierno nos tiene ya acostumbrados a cosas así de absurdas y a mentiras reiteradas que nos han llevado a ser el hazmerreír de Europa.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!