En el último sondeo realizado entre la sociedad vasca que efectúa cada mes el Gobierno de Euskadi, se han producido algunos cambios sustanciales frente a los datos recogidos anteriormente, que contrastan bastante si se comparan con las cifras que daban los realizados hace aproximadamente un año. El Sociómetro se inició en 1998 y, desde entonces, se ha producido un considerable aumento de una actitud favorable a la independencia, que este mes ha alcanzado su techo histórico desde que se iniciaran estas consultas, siendo la opción con mayor apoyo obtenido por parte de los entrevistados, colocándose en el 35% de los participantes.

Dos puntos por debajo, un 33% de los encuestados, rechazan totalmente esta posibilidad, y un 20% podría estar a favor o en contra dependiendo de las circunstancias. Hay que resaltar la notable reducción de estos indecisos, que hace apenas siete meses alcanzaban el 32% de los consultados. El 12% restante prefiere no manifestar su opinión al respecto.

Un dato significativo es el 51% favorable a que se celebre una consulta referente a las actuales relaciones existentes entre Euskadi y el Gobierno central, aunque sobre ella pese algún tipo de prohibición, como ya sucediera en la consulta celebrada en Cataluña el 9 de noviembre. A esta cifra hay que sumarle otro 23% que sería partidario de celebrarla pero solo si es aceptada por el presidente Mariano Rajoy.

Sobre este punto hay que decir que la encuesta se realizó justo después del referéndum escocés y a falta de poco menos de un mes de la polémica consulta catalana, venida a menos por las prohibiciones que pesaban sobre ella desde el gobierno y el Tribunal Constitucional. Tan solo un 16% se opone radicalmente a este tipo de consultas.

Respecto a la actuación del Gobierno vasco, la mitad de los consultados opinan que lo está haciendo bien o muy bien frente a un 30% que dice todo lo contrario y un 20% que no responde. Y preguntados sobre quién debe ser consultado para decidir el futuro político de una Comunidad Autónoma, tan solo un 24% cree que deberían ser consultados todos los ciudadanos españoles mientras que un elevado 69% opina que es la ciudadanía de dicha comunidad la que debe tomar esa decisión.

Y cuando se toca el tema de la Constitución, los vascos se ponen más de acuerdo, al elevarse hasta el 72% los partidarios de una reforma constitucional que incluya la posibilidad de decidir qué tipo de relación quiere mantener una comunidad con el Gobierno central.

El federalismo estaría respaldado por un 26% de la población ante un 34% que preferiría mantener las Comunidades Autónomas como en la actualidad y un 25% que reivindica la posibilidad de ser Estados independientes. Y como último punto consultado, está el aumento de autogobierno, sobre el que más de la mitad (entre el 52 y el 60%, según los aspectos preguntados) cree que sería favorable para la economía vasca. Por contra, entre un 15 y un 20% opinan que sería perjudicial.

Hay que recordar que el País Vasco tiene un concierto especial en materia económica que le permite disponer de una manera especial de lo recaudado con sus impuestos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!