El país de la libertad y de las grandes oportunidades parece últimamente, aquejado por la grave crisis racial que está viviendo en sus calles tras los asesinatos cometidos por policías blancos a personas de color, y en especial, ante la impunidad que dichos agentes han recibido por parte de la Justicia del país.

Las protestas surgen y resurgen con virulencia por las calles de Nueva York, San Francisco y de otras ciudades, como Washingotn que encabezaron las multitudinarias manifestaciones que anoche, también se sucedieron, con el grito de "Justicia para todos". Las nuevas medidas que se pretenden impulsar desde "la legislación local" ("Mundo Sputnik") para intentar reducir el abuso de la autoridad y y hacer ver que no existe tal racismo contra las personas de color, un tema que ha venido subsistiendo desde hace muchos años y que, tal y como podemos comprobar, no se ha resuelto ni tiene vistas a ello, no han hecho sino levantar más ampollas por considerarlas del todo, insuficientes para un problema con el que la población afroamericana del país, lleva lidiando desde hace muchos años.

Red de Acción Nacional, ha sido la asociación, fundada por el reverendo Al Sharpton, que ha congregado a tantos miles de manifestantes, de todas las edades, de todos los colores, que luchan por una justicia igual para todos, recordando cada uno de los nombres que se añaden a esa lista de crímenes impunes cometidos por policías blancos, contra personas desarmadas. Nombres como Eric Garner, muerto por asfixia cuando un policía realizó una maniobra de estrangulamiento, prohibida en el cuerpo, y que de nuevo, quedara libre tras el asesinato. O el joven chico de 18 años, Michael Brown, con planes de entrar en la universidad, que se vieron frustrados cuando fue tiroteado por robar un paquete de cigarrillos.

E incluso el niño de 12 años, Tamir E. Rice, que tenía como juguete una pistola, y el policía lo tomó por un criminal. Ninguno de los policías ha recibido amonestación alguna por los crímenes cometidos y es por ello que la ciudadanía, cada vez con más fuerza y rencor, pide medidas eficaces y reales, que acaben con estos asesinatos donde una persona de color es potencialmente peligrosa, aunque sea un niño.

El propio presidente del país, Barack Obama se ha comprometido, ante la creciente tensión, a intentar mejorar y dar solución a estos sucesos. Los familiares de las víctimas continúan recibiendo el apoyo de los miles de manifestantes, con la esperanza de que las muertes de sus seres queridos, sirvan para terminar de una vez con la injusticia y la "primacía" del color blanco sobre el negro.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!