El primer discurso de Nochebuena de Felipe VI tal vez defraudó a muchos, los que esperaban que el nuevo monarca dijese algo sobre su hermana Cristina y los problemas judiciales de su familia. Ninguna referencia a ello en el discurso de Felipe. También había despertado expectación el hecho de que fuese el primero de Felpe como rey. Ha sido su primera vez y los ciudadanos esperaban ver cómo lo hacia el nuevo rey.

Si bien en lo personal Felipe no dijo nada, políticamente sí se puede decir que su primer discurso de Nochebuena fue de hondo contenido y con significación política que, sin salirse de los límites impuestos para un rey que puede reinar pero no gobernar, sí se puede afirmar que tuvo carga ideológica. Reconocer los motivos para el desencanto y la indignación de los ciudadanos, y la necesidad de una profunda regeneración democrática.

Pedir que la economía esté siempre al servicio de las personas. Defender el Estado de Bienestar. No son palabras del todo neutrales políticamente.

En efecto, Felipe comenzó su discurso hablando de la dificultad y complejidad de los tiempos que estamos viviendo, por la crisis y la incertidumbre que, tanto en las personas individualmene como en España como sociedad está despertando. No solo la crisis económica, también los casos de corrupción están provocando, en palabras del Felipe, el desencanto y la indignación, con razón, de muchos españoles.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Casa Real

El Rey nos conminó a no dejarnos derrotar, sino a combatir con fuerza las causas de los problemas. En este sentido, Felipe dijo que "debemos cortar de raíz y sin contemplaciones la corrupción". Y también, en el terreno económico, aunque anunció que ciertos datos macroeconómicos hacen suponer un principio de salida de la crisis, queda todavía mucho por hacer. El paro es el principal problema que nos aqueja y lo que hay que combatir prioritariamente.Porque la economía debe estar al servicio de las personas y la defensa del Estado de Bienestar es irrenunciable.

Como no podía ser de otro modo, Cataluña también estuvo presente en el primer discurso navideño de Felipe. Aquí también fue claro, después de reconocer la riqueza de nuestra diversidad como nación, con diferencias que debemos respetar porque nos enriquecen como sociedad, afirmó: "la fuerza de la unidad es lo que nos permitirá llegar más lejos y mejor en un mundo que no acepta las debilidades ni las divisiones de las sociedades, y que camina a una mayor integración".

Porque, según Felipe, no es solo cuestión de conveniencia, es también cuestión de sentimientos, personales y familiares, forjados a lo largo de los siglos, que unen profundamente a los catalanes con el resto de españoles. Y hablando de unidades de países, también hizo referencia a Europa. Una Europa cada vez más integrada. Imprescindible una Unión Europea cada vez más fuerte para poder sobrevivir en el mundo en que vivimos y vamos a vivir.

El rey pidió que las reformas para hacer frente a los retos actuales, pero pidió que cualquier reforma se haga dentro del respeto al marco legal existente. La Constitución que tenemos nos ha permitido el mayor periodo de democracia, progreso y estabilidad de nuestra historia. Cualquier cambio debe hacerse respetando al marco constitucional existente.

En resumen y para finalizar, el Rey hizo un llamamiento a la esperanza. "Regenerar nuestra vida política, recuperar la confianza de los ciudadanos, garantizar el Estado de Bienestar y preservar nuestra unidad desde la pluralidad". "Tenemos capacidad y coraje de sobra",

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más