Navalcarnero es una localidad del suroeste de la Comunidad de Madrid que es noticia por algunas cuestiones, la primera que es un pueblo que aún conserva su arquitectura puramente castellana y es reconocida a nivel estatal por su gastronomía que no ha cambiado ni un ápice. Es un pueblo muy visitado por los madrileños y castellano-manchegos cada fin de semana, para huir del ajetreo de la ciudad y de la vida cotidiana, las demás cuestiones por la que es reconocido este pueblo no son para estar orgullosos.

Las amables gentes de Navalcarnero ven cómo zonas de su pueblo se agrietan, sus casas tienen fracturas en las que pueden meter la mano y algunas hasta el brazo mientras en algunos casos les suben el IBI hasta un 80.000%, además han visto cómo su alcalde Baltasar Sánchez del Partido Popular ha saqueado las arcas municipales gastándose hasta el último céntimo, lo que ha provocado la dilapidación del futuro del municipio, hay una deuda de aproximadamente 200 millones de euros, lo que convierte a Navalcarnero en unos de los pueblos más endeudados de España con solo 26 mil habitantes, además Baltasar Sánchez está inmerso en tres imputaciones pero se niega a dimitir y se perpetua en el poder.

Todo empezó con la venta de un terreno por la cantidad de 500 millones de euros, se vendió para cubrir el coste de las obras que se iban a realizar pero se gastaron y el Ayuntamiento gastó 300 millones de euros más, las obras del despilfarro comenzaron con la obra de unas cuevas llamadas las del Concejo que han costado 25 millones de euros del contribuyente y son un ejemplo de minería clandestina porque el proyecto fue rechazado por expertos, aún así se abrieron dos kilómetros de cuevas para unirlas a otras cuevas ya existentes en el municipio y usarlas como reclamo turístico, esta obra ha provocado deterioros en las casas de los vecinos y en infraestructuras del pueblo como algunos edificios de la plaza o suelos, además algunas cuevas están apuntaladas por riesgo de derribo.

Otros ejemplos son la obra de la plaza y del nuevo Ayuntamiento, que costaron 30 millones de euros cuando se presupuestaron en 15 millones o las 100 esculturas y construcciones que están repartidas por todo el pueblo como por ejemplo la rotonda del calvario de exaltación religiosa que ha costado 200 mil euros y no tiene estilo arquitectónico alguno o una rotonda llamada "Crystal Garden" que es de gran belleza arquitectónica pero que ha costado 600 mil euros, por último está la obra de un polideportivo que lleva paralizada desde el año 2008 y en el que se llevan invertidos 3 millones de euros mientras su esqueleto de hormigón sigue esperando que le vistan.

A todo esto el alcalde defiende su gestión porque argumenta que el dinero invertido se ve en las calles, su intención es embellecer el pueblo y convertirlo en referencia cultural y desmiente que haya cortes de luz y agua por no poder costear las facturas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más