"Quiero, en primer lugar, daros las gracias por abrirme vuestras casas en Nochebuena". Así abre su mensaje navideño a los españoles abriendo el espacio prime time televisivo el nuevo anfitrión de Zarzuela. Condicionado por la reciente decisión del Juez Castro para sentar a Cristina de Borbón en el banquillo de los acusados del caso Noos, el monarca pronunció el segundo discurso más relevante desde su nombramiento.

Es más que pertinente considerar que tal situación familiar haya trazado los puntales de su intervención: la corrupción, la crisis económica y Cataluña.

Felipe reconoció la "seria preocupación social" que estos asuntos suscitan y recomendó firmeza, eficacia y "una profunda regeneración" de la vida colectiva. Aquí, una pausa para incrustar una pregunta que se han formulado muchos ciudadanos: ¿Con qué autoridad moral pide Felipe VI regeneración a la sociedad cuando él mismo no tuvo el valor democrático de someter a referéndum su ascenso al trono?

Como actual jefe del Estado, ¿ha exigido la misma responsabilidad e integridad a todos los miembros de su familia? Está claro que no y por ello, no ha querido rozar el tema de su hermana y tampoco hizo alusión alguna al problema que la situación judicial de Cristina significa para la corona. El discurso pudo ser más contundente y permitirle soslayar esos tópicos espinosos si hubiese sido más concreto al hablar de corrupción, porque como máxima autoridad del Estado español, se presume que está enterado de los casos de corrupción que asolan al partido gobernante, pero de esto, tampoco habló, aunque sí apunto que desempeñar un cargo no debe ser un medio para enriquecerse.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Casa Real

Como cabía esperarse, habló sobre Cataluña y al hacerlo, mostró más brío y desenvoltura que al tocar el tema de corrupción - es normal, lo de Cataluña le afecta como a todos en el bolsillo, no en el intelecto ni en la ética - . Felipe VI abordó el tema como quien charla con amigos diciendo que quería referirse a la situación que se vive en Cataluña reivindicando la Constitución del 78, ratificada mediante referéndum y mencionó lo que para él y para el Gobierno español es la convivencia que la Carta Magna ha permitido desde entonces.

Bien harían los asesores de Casa Real en recordarle al Rey ciertos matices del clima social y político de los años de la transición.

El monarca consideró pertinente recalcar el papel de Cataluña en la estabilidad política de toda España y al progreso económico del país, que dijo, lo más importante son los sentimientos, arriesgándose en el terreno emocional con lo que tuvo un tropiezo que pasó desapercibido para la mayoría de los españoles, pero no para los catalanes: "millones de españoles llevan, llevamos a Cataluña en el corazón".

Remarcó que nadie es enemigo de nadie y enfatizó que los desencuentros no se resuelven con rupturas emocionales. En esta línea, demandó un esfuerzo leal y sincero en pro del reencuentro, apeló al respeto de la Carta Magna y utilizó más o menos las mismas palabras que el presidente Rajoy para fundamentar su respuesta favorita a las reivindicaciones catalanas.

El monarca calificó de "seria y digna" la forma en que el país asumió su llegada al trono, lo que agradeció en su mensaje (¿Es posible que Felipe no haya sido informado de la retirada de banderas tricolor y las presiones policiales a republicanos ese día al que hace referencia?).

Lejos de la euforia del Gobierno sobre que la crisis es historia, el Jefe del Estado Español reconoció que la economía no ha sido capaz "todavía" de resolver sus desequilibrios, especialmente el paro. Solo es curiosidad, ¿cómo tomó Rajoy esta parte del mensaje?

El Rey se felicitó, eso sí, por la mejora de datos macroe-conómicos, pero exhortó a los agentes sociales y políticos a trabajar sin otro objetivo que el empleo. Exigió protección para los más vulnerables - es evidente que Felipe y el PP tienen ideas opuestas sobre quiénes son los débiles - y concluyó su intervención con un Feliz Navidad en las lenguas cooficiales.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más