El Presidente del Gobierno ha firmado, por primera vez en toda su legislatura, un pacto con los sindicatos para aprobar una nueva ayuda que se concederá a los parados de larga duración. El documento será rubricado por Fátima Bañez, Ministra de empleo, con los dirigentes de los sindicatos CCOO (Comisiones Obreras), UGT (Unión General de Trabajadores), CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) y CEPYME (Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa).

Esta ayuda, que se ha fijado en una cuantía de 426 euros durante 6 meses, llegará a unos 450 mil parados. Los beneficiarios de la subvención deberán reunir unos requisitos. Entre ellos está que lleven como mínimo seis meses sin trabajar y un año inscrito al paro, que tengan cargas familiares y que hayan trabajado con anterioridad (si no han trabajado nunca no tienen derecho a percibirla), además los que cobren la ayuda tendrán que entrar en un programa de inclusión laboral.

Los sindicatos declararon que en los siete años que llevamos de crisis, el número de parados de larga duración se ha disparado, así como los hogares donde ningún miembro trabaja y no tienen ingresos. Alegaron que llevan todo este tiempo reclamando al gobierno alguna solución para proteger a los ciudadanos más desprotegidos y admiten haber conseguido un pequeño logro con este pacto concedido por el gobierno que más recortes ha efectuado en el poder adquisitivo de la población y en nuestra valiosa democracia.

Este giro, en la actitud del gobierno de Rajoy, nadie cree que llegue por casualidad. Los argumentos que se baraján son, por una parte, el margen fiscal del que dispone y que antes no tenía y, por otro lado, con seguridad la razón de más peso, que entramos en 2015 en un año de varias convocatorias de elecciones. En mayo celebraremos las municipales y si no hay ninguna novedad, en noviembre serán las generales.

El gobierno de derecha reconoce que su imagen está muy dañada debido a los recortes que ha impuesto a la sociedad, además de la percepción de partido antisocial que se ha instalado en los españoles. Su alarma crece ante los informes, cada vez más alarmantes, del estado de pobreza y desigualdad al que ha llegado la población debido a su gobierno. Por tanto, este pacto se considera una estrategia para cambiar su maltrecha imagen de cara a las elecciones.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más