El primer ministro griego, Andonis Samarás, ha anunciado esta misma semana la convocatoria de elecciones anticipadas para el próximo 25 de enero. El anuncio viene después de que el parlamento heleno haya rechazado, hasta en tres votaciones diferentes, la propuesta de Stavros Dimas como presidente de la República.

El gobierno griego tenía todas sus esperanzas en la última votación en la que el umbral que fijaría la mayoría absoluta era 20 votos inferior (180) al de las dos primeras votaciones.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, ni así, el equipo de gobierno consiguió convencer a los indecisos, quedando a 12 votos (168) de la mayoría.

La convocatoria de las próximas elecciones parlamentarias en Grecia supondrá, a buen seguro, la quiebra definitiva del modelo bipartidista tradicional, en el que ND y PASOK (los PP y PSOE griegos), habían alternado el poder durante las últimas cuatro décadas, desde la instauración de la III República (1974-hoy).

Anuncios

Las elecciones parlamentarias de 2009 supusieron la victoria del PASOK, tras ocho años de gobiernos conservadores. Fue entonces cuando la crisis internacional empezó a cebarse con el país tras las sospechas fundadas de ocultación reiterada de los niveles reales de déficit del país, muy superiores a los que habían manifestado los respectivos gobiernos. Esto aumentó la desconfianza internacional sobre Grecia, lo que repercutió sobremanera en los intereses que el país debía asumir para financiarse en los mercados de compra de deuda.

Ante esta situación, la Unión Europea lanza dos grandes rescates financieros para salvaguardar el país y evitar su quiebra. La aceptación de estos rescates supuso la exigencia de una serie de contraprestaciones en forma de recortes. El país entra en una espiral de crisis cada vez más aguda, que lleva a la convocatoria reiterada de protestas ciudadanas.

El año 2012 constata una gran pérdida de poder para los dos partidos tradicionales.

Las elecciones de marzo suponen la victoria de los conservadores de ND, aunque sólo 2,1 puntos por encima de Syriza, el partido de la izquierda radical. La coalición ND y PASOK (32,1% de los votos), aunque muy próxima, no llega a la mayoría absoluta lo que obliga a convocar unas nuevas elecciones para junio de ese año.

Las elecciones parlamentarias de junio de 2012 suponen una batalla entre ND y Syriza, donde resulta vencedor el primero.

Anuncios

Grecia conforma un "gobierno de salvación" fiel a los intereses europeos compuesto por los dos partidos tradicionales (ND y PASOK), además del Partido de Izquierda Democrática (DIMAR).

Sólo dos años y medio después, el gobierno griego se ve en la obligación de convocar unas nuevas elecciones, en las que previsiblemente tendrá lugar el fin del modelo bipartidista por dos razones fundamentales: (a) la fragmentación de fuerzas y (b) la polarización del voto.

Anuncios

Hasta las elecciones de 2009 el número de fuerzas representadas en el parlamento griego era de cinco. Para las próximas elecciones, se espera que ocho fuerzas alcancen representación según el sondeo de diciembre de 2014 publicado por el Instituto Demoscópico Public Issue. Los grandes damnificados políticos de esta crisis serán PASOK y DIMAR, los cuales formaron parte del gobierno surgido de las elecciones de 2012. Las encuestas pronostican que PASOK obtendrá únicamente un 6% de los votos, mientras que DIMAR se quedará sin representación. Ambos partidos cederán sus votos hacia partidos más radicales. Así, sea quien sea el vencedor de las próximas elecciones, lo que sí parece claro es que la gobernabilidad del país será más complicada.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más