En España el 90% de los políticos tiene privilegios con los que la sociedad española no puede ni soñar. Sería más o menos como si al ciudadano le tocara la Lotería de Navidad cada mes y se repitiera la escena de alegría en las administraciones de lotería de forma recurrente. Un ejemplo de ello son las grandes mansiones o pisos de lujo pero los hay que viven o han vivido de forma aún más ostentosa y a costa del dinero del contribuyente, viven en palacios o palacetes considerados como Bien de Interés Cultural o con alguna distinción de patrimonio.

Uno de los políticos es José Antonio Monago, el humilde presidente autonómico de Extremadura que tuvo un lío de faldas con una mujer colombiana y presuntamente pagó viajes con dinero público de los españoles. Vivía en un palacio llamado "Palacio de Mérida", un ostentoso edificio que cuenta con 600 metros cuadrados, en la primera planta tiene oficinas, en la segunda una vivienda en la que estaba rodeada de lujos y decoración muy cara y en la tercera planta un humilde apartamento porque con una planta no le bastaba, además un jardín acorde a su tremenda humildad, sólo mil 500 metros cuadrados de jardín con plantas de varios rincones del planeta y además piscina y garaje.

Desde su romance y los pagos de los viajes de placer ha preferido soltar una bomba de humo para darse un baño de austeridad y limpieza de imagen, ha puesto el palacio en venta para recaudar dinero para hacer campaña. Una gran parte de la ciudadanía no se lo ha tomado bien porque no saben cómo puede acabar una joya arquitectónica de este calibre, su vicesecretario Luis Alfonso Hernández Carrón salió en su defensa haciendo de chaleco antibalas y sólo declaró que Monago vivía como cualquier ciudadano de a pie.

El presidente Monago espera sacar como mínimo dos millones de euros y quitarse un lastre económico que pertenece al pueblo, se rumorea que se lo puede vender a alguna cadena de supermercados y que ésta posiblemente tirará abajo el palacio para levantar algún comercio, el palacio de Mérida ha sufrido diversas obras por gusto de Monago, obras en baños, dormitorios, suelos, jardín, fachada exterior e interior, puertas automáticas, balcones, etc., todo con un coste de un millón de euros, una cantidad desorbitada para alguien que no vive ahí.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más