El consejero de la Presidencia considera impostergable lograr el pacto en aras del proceso soberanista que está por encima de partidos y es transversal a la sociedad catalana. Pide que las negociaciones entre CiU y ERC con miras a convertir las próximas elecciones en un plebiscito sobre la independencia se lleven a cabo a puerta cerrada. Homs no tiene dudas de que las diferencias entre el President Artur Mas y Oriol Junqueras no son insalvables y se terminará alcanzando un compromiso entre todas las organizaciones soberanistas. En este sentido, dice el vocero del gobierno que son muy diversas las voces implicadas en el proceso y ello enriquece el debate para el que la Generalitat debe estar a la altura.

Francesc Homs ha hecho subrayado la necesidad de que las negociaciones se lleven a cabo fuera de los focos de los medios, explicó que las negociaciones se verían truncadas si hubiese que hacer múltiples paradas para explicar cada propuesta o punto de la misma. "Cuando haya fumata blanca se darán todas las explicaciones pertinentes". No hay conflicto ni discrepancias en los puntos más importantes de la hoja de ruta, Mas y Junqueras están de acuerdo en lo que debe hacerse y como conseguirlo. Sobre esto, el líder de Esquerra Republicana parece estar plenamente de acuerdo también, aunque añadió, "El acuerdo con el presidente es decisivo y también son importantes los acuerdos con otra gente", remató, refiriéndose a CUP, socialistas soberanistas y ecosocialistas.

Mejor antes que después

La negociación con el Estado Español ha de plantearse a la brevedad posible. De ese año y medio del que habló el presidente de la Generalitat, es importante destacar que se refería a un plazo máximo. Mientras se pueda seguir trabajando en ir concretando acuerdos en menos tiempo, se hará, sin pausas, sin prisas pero procurando que sea "antes que después".

Hoja de ruta

Según Junqueras, las fuerzas soberanistas habrían de compartir un mismo concepto y plan detallado sobre "cómo se ejerce la independencia". Hizo referencia a las leyes, estructuras del Estado como Hacienda propia, elaboración de la Constitución catalana y política exterior, buscar el acuerdo, salvo en lo tocante a la "lista de País" ya descartada por CUP anteriormente.

Miembros de ERC comentaron que su prioridad pasa por concretar entre todos la hoja de ruta, los pasos que habrán de darse a partir de las siguientes veinticuatro horas de las elecciones si se impusiera una mayoría independentista. Consideran que alcanzar el concierto nivelaría la discusión sobre las candidaturas.

Los republicanos catalanes, a través de su presidente, quieren comenzar abordando la forma en que habrá de actuar el Ejecutivo tras las elecciones desvaneciendo las posibilidades de dilación del proceso de negociación con el Estado en caso de que, como podría suponerse, tras las elecciones generales del 2015, el nuevo gobierno presentase una oferta de tercera vía, sobre la que ERC, CUP y el resto de organismos soberanistas no han dejado duda alguna en su rechazo.

Un portavoz de Esquerra declaró, en respuesta a la petición de generosidad por parte del presidente Mas, los republicanos serían generosos en tanto encontraran flexibilidad en el gobierno.

El Govern presionado por diversos flancos.

Por un lado, los partidos soberanistas reclaman al President olvidarse de las listas unitarias, por otro, la sociedad civil movilizada exige un acuerdo en la propuesta soberanista y elecciones plebiscitarias a corto plazo y en un tercer frente e presión, Mas es presionado a dejar la presidencia de la Generalitat para evitar pérdida de inversiones. Según Gay de Montellà, el actual estado de las cosas en Catalunya, la hoja de ruta y los criterios administrativos y políticos del Govern están desgarrando la estabilidad de la región.

Para el presidente de los empresarios catalanes, de no terminar ya el mandato de Mas, se augura una grave merma en las inversiones.

Mientras todo esto pasa, los partidos anti secesión, PP, PSC, UPyD y C's buscan cohesión para desarticular, a cualquier costo, el proyecto de construcción del Nuevo Estado Catalán, objetivo que requiere, total afinidad entre los unionistas y de la cual, a saberse, carecen por completo en aras de los intereses de cada partido.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!