24 de diciembre, Nochebuena, 21.00. En ese momento, mientras miles de personas estaban con sus seres más queridos alrededor de la mesa, o donde y con quien tuviesen a bien, un total de 23 cadenas televisivas ofrecían el mensaje real navideño. Era el primero del rey Felipe VI, y la expectación por la novedad era de esperar. En una época de cambios, de malestar, de indignación y de desencanto con la clase política y la realeza, a nadie sorprende que los españoles quisieran oír algo que calmase sus ánimos o les brindase una esperanza renovada.

Durante trece minutos el Rey habla sobre temas de interés como la crisis, la corrupción o los nacionalismos, de una manera correcta, firme; pero sin buscar la polémica ni profundizar en ningún punto de ellos.

Nunca llueve a gusto de todos, y hay quien lo ha criticado de superficial, de falto de carisma y de sobreactuación; al igual que hay opiniones que agradecen ver una cara joven, con ganas, con fuerza y con un saber estar y una forma de expresarse de la que muchos políticos españoles carecen.

Corbata azul,  a juego con los ojos de Felipe VI, en contraste con sofás rojos y flores rojas de Pascua, para contrastar, para demostrar que el mensaje que se quería mandar no era de ningún color, sino para todos los españoles. Republicanos o monárquicos, nadie puede olvidar que la Casa Real es algo más que unas cuantas palabras del jefe del Estado para desear Feliz Navidad a todos los españoles, sino que es uno de los pilares positivos y fundamental de la "Marca España".

Fuera de nuestras fronteras, muchos ciudadanos del mundo nos conocen por nuestro sol y playa, el Real Madrid, el Barça, o la Casa Real, entre otros aspectos.

Hace una década que no se se obtenía esta audiencia en un mensaje navideño. Parte del pueblo español prefirió dedicar unos minutos a la realidad social, a cantar un villancico, pelar un langostino o endulzarse con un trozo de turrón.

Si no fueron de esos que encendieron la televisión en esos instantes, en el siguiente enlace pueden ver el vídeo entero y formarse su propia opinión. 

Sigue la página Casa Real
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!