Ayer viernes, poco antes de las 7 de la mañana, Daniel Pérez Berlanga, natural del pueblo turolense de Bronchales, empotraba su coche, un Citröen Xantia, en la sede del Patido Popular ubicada en la calle Génova de la capital, cargado con dos bombonas de butano y material inflamable, con la intención de hacerlas explotar en el interior de dicha sede. Nada más producirse la irrupción del vehículo a través de la cristalera del esquinazo, que llegó hasta las escaleras que conducen a la primera planta de la sede popular casi llevándose por delante a una empleada de la limpieza que se encontraba trabajando allí, la Policía Nacional desalojó inmediatamente la zona y estableció un amplio cordón policial, cortando todos los accesos a la calle Génova, tanto de tráfico como peatonales, lo que provocó un importante colapso en la circulación.

Por motivos de seguridad, fue interrumpido también el servicio de Metro de la línea 4, entre las estaciones de Goya y San Bernardo, y en la parada de Alonso Martínez de las líneas 5 y 10. Al lugar de los hechos se desplazó una unidad del TEDAX (Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos), que manifestaron tras un primer análisis que el artefacto explosivo era de carácter casero y rudimentario. Estaba compuesto por 5'8 kilos de nitrato amónico mezclado con combustible, adosado a las dos bombonas de butano, junto con un temporizador y un iniciador hecho de cabezas de cerillas, y preparado para hacer explosión en 90 minutos, lo que hubiera podido causar graves daños.

Fuentes del gobierno y del Partido Popular han asegurado que se trata de un hecho aislado, y el Director General de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, ha sido contundente al negar la posibilidad de que se tratase de un acto terrorista.

Afirma que ha sido una "acción completamente individual", sin ningún tipo de vinculación con alguna organización terrorista.

El autor de los hechos, Daniel Pérez Berlanga, declaró al ser detenido que era empresario y se encontraba arruinado tras perderlo todo por culpa de las políticas del gobierno, y alega que quería atentar contra los partidos políticos.

Procede una familia completamente normal, aunque lleva varios años en el paro. El alcalde de Bronchales, donde reside Pérez Berlanga, declaró a Europa Press que hace unos 10 o 12 años sufrió un episodio de depresión, y estuvo ingresado en el Hospital psiquiátrico Royo Villanova de Zaragoza. Tiene un antecedente por robar un coche a un vecino, pero en la actualidad parecía encontrarse bien.

El alcalde de este pequeño pueblo, de 380 habitantes, ha manifestado que no sabe qué le ha podido pasar para actuar de este modo, "se le ha ido la pinza, estamos sorprendidísimos", afirma. El portavoz de la Policía Nacional, Antonio Nevado, ha señalado que el detenido, que fue conducido a las dependencias policiales de la Brigada de Información de Moratalaz, pasará un examen psiquiátrico, ya que los hechos apuntan a posibles problemas mentales. Anoche era trasladado a su pueblo natal para realizar un registro de su domicilio en busca de evidencias.

En cualquier caso, también ha habido voces que han señalado que la desesperación a la que ha llevado a muchas personas la terrible crisis económica que sufrimos y las políticas de recortes del gobierno podrían propiciar hechos como éste.

Afortunadamente solo hay que lamentar daños materiales en este suceso, porque la violencia no está justificada en ningún caso.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!