A pesar del bombo y platillo que se le ha ido dando a la apertura del portal de Transparencia, en la que se detallan a grandes rasgos los gastos particulares de los miembros de la Cámara Alta española, no hay ni rastro del gasto pormenorizado del presupuesto de 84 millones de euros de los que dispone el Congreso de los Diputados para el próximo ejercicio. Pese a las trabas, aquí están los datos que ellos no quieren hacer públicos. Del global de esta partida presupuestaria, la mayor mordida se la lleva, como no podía ser de otra forma, la denominada asignación constitucional, es decir, el salario base de sus señorías con un coste de 13,5 millones de euros presupuestado para 2015.

Anuncios

Una retribución para los diputados que no queda ahí, ya que existe una partida distinta de 5,2 millones de euros en concepto de 'complementos' que acaba en las mismas manos. Sin embargo, la mordida que los diputados hacen del presupuesto continúa con asignaciones de 6,7 millones de euros para billetes de tren y avión, medio millón de euros en concepto de kilometraje de sus vehículos particulares, 850.000 euros para el uso de taxis, 309.000 euros en dietas y 55.000 euros destinados al pago de los cursos de idiomas de sus señorías.

En total, 28 millones de euros para los diputados a los que sumar 9,3 millones más en concepto de subvención a los grupos parlamentarios para su correcto funcionamiento.

Además del coste de los diputados, el Congreso también tiene otras partidas como la dedicada al personal que los asiste, de 7.485.410 euros, y otras más reducidas como las de 90.000 euros en dietas para sus conductores o 50.000 de gastos de desplazamiento de los escoltas. En cuanto al Departamento de Relaciones Institucionales, uno de los más controvertidos, este dedicará en el próximo curso nada menos que 35.000 euros en regalos y 180.000 para el Departamento de Protocolo.

Anuncios

El área de Patrimonio gastará 180.000 euros en la limpieza de la vidriera y se dedicarán 1,4 millones en servicio de limpieza. Además se comprará material de oficina por valor de 350.000 euros, se invertirá 166.000 euros en el vestuario del personal de la Cámara, se gastarán 600.000 euros en concepto de gastos de telefonía, 400.000 de gasolina y, ojo, 1,4 millones en subvencionar los precios de la cafetería. A este montante global de los 350 diputados que estarán activos en 2015, hay que agregar el finiquito asignado de un mes por legislatura para los que la dejan y que suma 8.483.143 euros más.