Pareciera que las fuerzas del destino persiguen a Rajoyhasta la orilla del otro lado del Atlántico, al escuchar una canción derecibimiento que le ofreció un grupo tradicional en la XXIV Cumbre Iberoamericanaque se realiza en México; el primero en llegar fue el Rey Felipe VI, quientambién tuvo el mismo recibimiento pero con más suerte al escuchar otro tema delgrupo; sin embargo Mariano Rajoy al bajar las escaleras del avión pudoescuchar: “Colás, colás, colás, ¡ayNicolás! Lo mucho que te quiero y lo poco que me das!” al ritmo de son jarocho típico de Veracruz; unacoincidencia aterradora para el presidente que ni se inmutó ante tales versos,pero seguro que le hizo recordar los quebraderos de cabeza que el “pequeño Nicolás”, ex-pupilo del PartidoPopular, le está dando recientemente, con sus apariciones en televisión.

En Veracruz, ciudad mexicana que alberga la XXIV CumbreIberoamericana, se han dado cita los Jefes de Estados y Representantes deGobierno que integran la región Iberoamericana, siendo el presidente de México,Enrique Peña Nieto, el encargado de inaugurarla y quien decidió ademásque las primeras damas no asistirían en esta edición; sin embargo su mujer, la actrizAngélica Rivera, hizo su reaparición al final del día de ayer para acallar losrumores de su ausencia por el escándalo que ha provocado conocer  el origen de su residencia su valor y las poco creíbles explicaciones que ha dado sobre la manera en que la compró.

En esta edición, el principal objetivo de la Cumbre se centra enla Educación y la Cultura, teniendo en cuenta que en estos últimos años, esteevento se ha visto deteriorado por malos entendidos entre los jefes degobierno, como el que puso de manifiesto el Rey Juan Carlos al incriminar alpresidente Hugo Chávez, con su particular “¿Porqué no te callas?”, pero también porque algunos países optaron por enviarrepresentantes políticos ante la evidencia que no se tomaban acuerdosrelevantes para los países participantes, algo que afecta directamente a Españapor ser la iniciadora de esta Cumbre en el año 1991, y porque los países deAmérica Latina tienen otros encuentros y foros donde Portugal y España estánexcluidos, como el UE-América Latina donde se reúnen con Francia y Alemania, paísescon gran intercambio comercial y donde se tratan temas más atractivos como la inmigración y cooperación empresarial.

De los 22 países invitados sólo han asistido 12 mandatariosoficiales, entre otros representantes que acuden en un “acto de presencia y camaradería” que es como consideran a laCumbre, según afirmaciones de varios Jefes de Estado; es allí donde radica laimportancia de la función del Rey Felipe VI, que al asistir por primera vez, nosólo tendrá que reforzar los lazos de unión sino que deberá fortalecer losacuerdos tomados y plantear nuevos objetivos no sólo basándose en temas culturalesy sociales, sino destinados al crecimiento económico y al desarrollo político yempresarial, algo difícil de conseguir ante el “grupo de la guayabera blanca” (vestimenta oficial de la Cumbre) conla delicada situación en la que se encuentra España y el desarrollo evolutivoque muestra América Latina.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!