La última encuesta sobre la opinión del pueblo catalán a su independencia y su voto en unas elecciones ha deparado resultados dispares. Según la pregunta que se realice los datos nos mostrarán realidades sino enfrentadas sí muy contrapuestas. Es por esto que todavía no se alcanza a comprender totalmente la opinión mayoritaria, ya que esta optará por una idea u otra según el qué se pregunte.

Los resultados obtenidos en cuanto a la independencia muestran que un 45 por ciento de la población quiere que Cataluña no se configure como un estado independiente, mientras que un 44% sí quiere esa independencia.

Estos resultados varían en apenas unos puntos con respecto a la encuesta anterior, por lo que no se establece una clara mayoría por una u otra opción.

Por contra, si atendemos a la intención de voto en unas elecciones autonómicas, los resultados dan una mayoría abrumadora a los partidos pro consulta, mientras que los partidos constitucionales apenas alcanzan la mitad de los escaños de los anteriores, por lo que se obtendría una mayoría absoluta en la cámara catalana por parte de los partidos que promueven una consulta por el derecho a decidir.

En cuanto a unas elecciones generales al Parlamento nacional, se observa una disminución en intención de voto de los partidos nacionalistas-independentistas (ERC, CIU y CUP), mientras que aumentaría el voto de los partidos contrarios a la consulta (PSE, PP y Ct), augurando una mayor correlación de fuerzas de 18 frente a 14 escaños. 

Todo ello sin entrar a valorar la irrupción de Podemos y la posible salida del partido de Duran.

En el primer caso, se ve un aumento del partido de Pablo Iglesias situándose como la fuerza más votada en Cataluña, donde prefiere una Cataluña dentro de España pero aboga por el derecho a decidir de los pueblos. en el segundo caso, habría que ver la posición de UCD si Convergencia optase por la independencia.

Lo que resulta de este galimatías electoral es el reparto de los votos según qué se pregunte, según qué se vote y según la época en que se haga. Lo que está claro es la correlación de fuerzas y que ninguna de ellas tiene el suficiente respaldo como para imponerse a la otra opción. 

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!