El Presidente de Gobierno vuelve a las andadas y se mantiene en su línea señalando al President de la Generalitat como el precursor y autor ideológico de un proceso anticonstitucional. Desde Veracruz, México, donde se encuentra para asistir a la XXIV Cumbre Iberoamericana, Mariano Rajoy expresó su confianza en que en lo que queda de legislatura "el sentido común llegue a algunos dirigentes nacionalistas de algún lugar de España". Así lo manifestó en una entrevista a Televisa.

Son muy pocos los temas en los que los partidos políticos de distinta - si no opuesta - postura ideológica logran casi total concordancia como lo consigue el "problema catalán".

Desde el ala más a la derecha del Estado español, las advertencias y premoniciones agoreras no parecen tener freno. Desde la ya muy repetida "la consulta fue no solo inconstitucional sino un fracaso y los independentistas están destinados al desastre si insisten en la estupidez de la separación" hasta las acusaciones de oportunismo, quiebra económica, aislamiento político, deuda impagable. Sin embargo, parece que aún aquellos economistas y politólogos expertos a los que la derecha española ha consultado para sustentar sus cábalas sobre el futuro negro de una Cataluña independiente coinciden en que, económicamente les conviene a los catalanes separarse de España.

Entrevistado por un diario catalán, Paul Collier es profesor de economía y políticas públicas de la Blavatnik School de la Universidad de Oxford, asesor del Fondo Monetario Internacional y experto en conflictos civiles.

Si bien la entrevista no se centró en el tema independentista, el catedrático si emitió su opinión al respecto y expresó su particular preocupación ante la posibilidad de que los catalanes secesionistas consiguiesen su propósito. A la pregunta sobre las aspiraciones catalanas, el Sr Collier responde que aunque el riesgo de un conflicto armado en el noreste de la península ibérica es inexistente, considera que sí prevé otro peligro en relación a la reacción de otras naciones pobres en África o Afganistán utilizando también el caso Escocia a quienes se les pide permanecer unida a Inglaterra.

"Cataluña es la región más rica en España y no digo que no salga beneficiada de la independencia, pero es un mal ejemplo para los países pobres, donde sus regiones ricas podrían estar tentadas de imitarla. Por favor, catalanes, no os vayáis. Considere las implicaciones globales"

Una postura comprensiva por parte de los catalanes hacia esas presuntas implicaciones globales tendría sentido si no hubiese recibido el trato que ha tenido por parte del Estado español negándose a cualquier negociación de cara a un proceso referendario legal o mayor atribuciones fiscales y administrativas.

La relación con España no es buena y el gobierno español no ha contribuido precisamente a destensar la cuerda.

Siempre que te pregunto: cómo, cuándo y dónde, tu siempre me respondes: NO!

Europa es uno de los temas de discordia, una manzana envenenada tanto para catalanes como para España, dependiendo de quién lo mencione primero. La amenaza que más gusta a los políticos y ministros españoles es que una Cataluña independiente significaría la salida automática de la UE y por consiguiente, la ruina segura de todos.

Está claro que es una amenaza con un objetivo específico: amilanar a los ciudadanos con planteamientos absurdos sobre apellidos vetados y fronteras inexistentes, pero esto no consigue sino exhibir la debilidad de España, piensan que si consiguen meter miedo a la población, los dirigentes recularán y el proceso terminará extinguiéndose.

El arribo del sentido común al que alude Rajoy quizás esté llegando a esferas de la sociedad española que ante el desgaste decidan que los catalanes han de tener su referéndum y se encuentre con esa exigencia popular a su regreso de tierras mexicanas. Quizás aún le tome más tiempo al pueblo español asumir el sinsentido de dar la espalda a un reclamo democrático legítimo. O no, quizás aún no.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!