Falta muy poco para que el gobierno discuta en el Congreso y probablemente apruebe, a golpe de mayoría absoluta, la polémica "Ley Mordaza" o dicho en términos políticamente correctos la "Ley de Seguridad Ciudadana".

Esta iniciativa ha conseguido el rechazo mayoritario de la ciudadanía - que no la encuentra "segura" para nada - y de la mayor parte del parlamento, que la comparan con antiguas leyes del régimen de Franco, al contener limitaciones expresas del derecho de manifestación y de reunión, así como la posibilidad de imponer sanciones y penas de cárcel a los manifestantes sin un claro respaldo jurídico.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Casa Real

La ley llegará hoy al Congreso, tras haber recibido cincuenta enmiendas, sin que esto haya servido para que, finalmente, esta propuesta contara con más simpatizantes. El actual ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha justificado hoy esta iniciativa del gobierno, según su punto de vista "la ley no restringe derechos ni libertades en comparación con la ley actual". Respecto a las críticas, el ministro ha asegurado que se realizan desde "el desconocimiento".

Como todo lo que se dice del PP, supongo, señor ministro. Según él, tan sólo "aquellas personas que actúen con violencia" tienen que temer a esta legislación.

Según ha declarado el diputado socialista Ximo Puig, el PSOE cree que el Partido Popular está explotando la coyuntura económica española para poner en marcha un "programa ultraderechista". Izquierda Unida por su parte, ha realizado un acto simbólico en el Congreso, por el cual varios diputados se han mantenido de pie con una mordaza en la boca, como protesta por la futura ley.

Cuando la "Ley de Seguridad Ciudadana" entre en vigor, se impondrán sanciones astronómicas a los ciudadanos que protesten contra un desalojo, a aquellos que se nieguen a enseñar su DNI a los agentes del orden, estará prohibido también grabar en video a los antidisturbios y hacer públicas las imágenes aunque éstos actúen de una manera inapropiada y sea necesaria su denuncia.

Vídeos destacados del día

Según han declarado algunos de sus detractores, esta Ley "le resta poder a la justicia, en detrimento del Ministerio, que puede imponer cuantiosas multas o proceder con el embargo de las posesiones de los ciudadanos mucho antes de que comience el verdadero juicio". También a la policía se le otorga un poder ilimitado, ya que basta con que un agente testifique para que el acusado en cuestión obtenga una sanción.

La policía también se ha mostrado mayoritariamente en contra de la aprobación de la Ley Mordaza, pese a que les beneficia notablemente. Desde las fuerzas del orden se asegura que "ésta no es la mejor época", ya que advierten que "la ciudadanía lo está pasando mal por la crisis aguda vive el país" y que esta Ley no hará sino, recrudecer los ya caldeados ánimos de la población. También según han declarado sus portavoces, la iniciativa no hace más que alejar cada vez más a los ciudadanos de las fuerzas de seguridad, dificultando la comunicación entre ambos.

Finalmente el gobierno, pese a tener todo en contra, hará esto como lo ha hecho todo en su legislatura, a golpes del mazo de su mayoría absoluta.