El jueves pasado el presidente Mariano Rajoy, en un exceso de optimismo ante la situación actual de la economía española, declaró que, en muchos aspectos, la Crisis "es historia del pasado". Aseguraba que este año tendremos las primeras navidades de la recuperación, sacando pecho ante el problemas que más afecta y preocupa a los españoles: el paro. Sobre este tema dijo que si el paro no da tregua el Gobierno no se la dará al paro.

La sociedad española ha reaccionado fuertemente en contra de estas declaraciones, tanto por parte de colectivos profesionales como del conjunto de ciudadanos en el paro, que han bombardeado las redes sociales con indignación tras sus palabras. Le han recordado que las cifras de paro siguen siendo altísimas haciendo hincapié en la temporalidad y la precariedad del empleo generado desde que llegó al Gobierno, con sueldos, en su mayoría, cercanos al Salario Mínimo Interprofesional y que en ocasiones se pagan por horas.

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría apoyó las declaraciones de Rajoy y remarcó que no es lo mismo destruir medio millón de empleos al año que crearlos en esa misma proporción, en clara referencia al partido socialista. Pedro Sánchez, secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), le recordó que España, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), es el país del mundo con mayor crecimiento de la desigualdad, por lo que le recomendó al presidente menos "autocomplacencia".

El peso pesado de Izquierda Unida, Alberto Garzón, dijo que la crisis es historia para las élites empresariales, pero para la mayoría de la sociedad que tiene que sufrir la dramática realidad no lo es, recordando los datos de pobreza energética en estos días en que las temperaturas están bajando y mucha gente no puede calentar sus casas. Miquel Valls, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, afirmó que es muy pronto para decirlo, sugiriendo que se diga que "está pasando a la historia". Cándido Méndez, de UGT, le recordó que hay 9 millones de personas que a duras penas pueden pagar el agua a final de mes, y que la recuperación "no es verdad ni muchísimo menos".

Voces desde su propio partido le instan a abrir los ojos ante la actual situación. El presidente del Congreso, Jesús Posada, dijo que, a pesar de que estamos saliendo adelante, es un poco exagerado asegurar que la crisis ya es historia. También el presidente del Partido Popular (PP) de Valencia, Alfonso Rus, aseguró que nos encontramos en un momento complicado, y que hay que escuchar a la gente y no decir que ya no estamos en crisis, porque los que están en paro no pueden creérselo.

Rajoy vaticinó que en el 2015 la tasa de paro se situará por debajo del 22,5%, cifra con la que se cerró el ejercicio del 2011, cuando el PP entrara en el Gobierno. Apoyó esta afirmación diciendo que el empleo fijo se incrementa en la actualidad un 30% gracias a los 100 euros de "tarifa plana" que perciben los empresarios por crear empleo estable, lo que está haciendo que se reduzca de forma innegable, aunque más lentamente de lo deseado.

Según Rajoy, el perfil "equilibrado" del crecimiento para el año que viene en materia económica les hace tener perspectivas alentadoras, animando a las empresas españolas a exportar por el excelente grado de apertura de la economía al exterior. Todo esto a pesar de los pronósticos vaticinados por la Unión Europea, quienes ya han advertido al Ejecutivo español que va a ser muy difícil que cumplan con su compromiso de mantener el déficit público en el 4.2% y que se verán obligados a pedirles nuevas medidas restrictivas, lo que se traducirá en más recortes para los trabajadores.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más