Pese a todos los intentos del Estado español de criminalizar las protestas sociales pacíficas, parece que algunos jueces no aceptan la deriva totalitaria del Partido Popular y todavía son capaces de entender la realidad de un modo en el que los ciudadanos no son convertidos en presuntos delincuentes.

Hoy se ha conocido la sentencia en el llamado Caso Cofrentes en el que la fiscalía pedía para activistas de Greenpeace y un fotógrafo que cubrió la acción de la organización ecologista penas de cárcel e indemnizaciones millonarias.

La denuncia proviene de una acción de protesta de Greenpeace en 2011 en la Central nuclear de Cofrentes. En ella los activistas habían realizado una pintada con el lema “Peligro Nuclear” en las chimeneas de ventilación y descolgado una pancarta. Por estos terribles hechos el fiscal del caso pedía que se les condenase por desórdenes públicos, lesiones y daños y una multa de más de 350.000 euros.

Sin embargo, la sentencia establece que no existe ni el delito de desórdenes ni el de lesiones y solo ha considerado probado el de daños, por la rotura de una valla y otros daños menores.

La multa se establece entonces en 17.280 euros únicamente, sin privación de libertad para ninguno de los activistas. Con respecto al fotógrafo, Pedro Armestre, se le absuelve de todos los cargos.

Fuentes de la organización ecologista han señalado que al final han resultado en vano los intentos de criminalizar una protesta pacífica y, por extensión, al activismo ecologista, para luego garantizar que la organización no se sentirá amedrentada por las prácticas perversas del Estado español, sus amenazas de multas millonarias y de cárcel.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Historias

El hecho de que incluso se pidiese penas de cárcel para un fotoperiodista, que simplemente estaba documentando los hechos, muestra bien a las claras cuál es la idea que tiene el actual Gobierno de España de la libertad de expresión y el derecho a una información veraz. La sentencia es apelable en el plazo de diez días ante la Audiencia Provincial, aunque ninguna de las partes ha anunciado aún su intención de hacerlo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más