Se necesita hacer un gran esfuerzo de memoria para recordar un personaje tan mediático, misterioso y polémico como ha resultado ser el pequeño Nicolás. Aun intentando recordar alguno, no se me ocurre ninguno tan misterioso. Polémicos y mediáticos sí, como Ruiz Mateos, Jesús Gil… Pero tan misterioso ninguno. Y es que desde su aparición  gracias a su polémico álbum de fotos, se han hecho todo tipo de especulaciones sobre él, desde que era un espía, hasta que es algún tipo de conseguidor para empresarios. Tal es el punto, que si buscamos en la red con mucho ahínco, seguramente encontraremos “pruebas” de que pertenece a alguna dinastía perdida de los iluminati, o algo así.

Y mientras todos estos rumores se levanta sobre su figura y nadie de los que aparecen en sus polémicas fotos conocerle, el pequeño Nicolás sigue a lo suyo, y ha ampliado su álbum con la incorporación de María Teresa Ramos, la enfermera que se infectó del ébola, esta vez no es alguien poderoso, como venía siendo costumbre en él, pero si mediática en los último tiempos. Está foto se la hizo entre bastidores de un programa de televisión, porque esa es otra de las cosas que ha hecho el pequeño Nicolás, pasearse por los platós de diferentes cadenas de televisión, para hablar sobre lo que él dice que hacía con las personas con las que se le ha relaciona. Pues, bien gracias a lo que el joven ha afirmado por estos medios de comunicación, el CNI (Centro Nacional de Inteligencia) le ha puesto una querella, en la que se le acusa de presuntos delitos de injurias.

No es para menos si lo que dijo Nicolás no es cierto realmente puede ser que sí haya cometido el delito, pues afirmó colaborar tanto con el CNI como con Moncloa y Zarzuela.

Ya desde la semana pasada se presentaría por parte de la Abogacía del Estado un escrito de la Instrucción número 2 de Madrid, en el cual se pedía formar parte de la investigación.

Todo esto se solicitaría según han afirmado, para defender los intereses del Estado que estarían puesto en entre dicho con la actuación del joven. Y es que, como ya dijo el ministro de Defensa, Pedro Morenés, trabajarían en analizar las declaraciones del pequeño Nicolás y ver si estás son "constitutivas de algún tipo de infracción o delito".

Por lo que queda esperar que, en los procesos judiciales venideros del caso se nos aclare el papel de este misterioso personaje. Aunque claro está que, el veredicto tendrá más o menos credibilidad frente a la opinión pública, dependiendo de si sucede o no sucede algo raro, como algún disco duro borrado inoportunamente o que el perro del fiscal que se pudiera comer alguna prueba, vete tú a saber. 

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!