La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial ha aprobado, por cuatro votos a favor y uno en contra, sacar a concurso la plaza que ahora ocupa el juez Pablo Ruz en el juzgado de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional. El voto en contra fue el del vocal progresista propuesto por el PSOE, Álvaro Lacuesta, que presentó una alternativa para prorrogar la comisión de servicio del juez con el fin de que siguiera hasta el mes de junio como titular de dicho juzgado, y así ampliar el marco temporal para la finalización de los casos que está instruyendo, entre ellos el del la trama de corrupción "Gürtel".

Anuncios

Pero este acuerdo no fue aceptado por ninguno de los otros cuatro vocales, incluyendo a la otra vocal también propuesta por los socialistas, Mar Cabreja, a la que habían pedido que votase a favor de la continuidad de Ruz para evitar que fuese apartado de la causa.

Pablo Ruz seguirá, por tanto, al frente de este juzgado solo hasta el mes de marzo, mientras se resuelve el concurso de su plaza, al que no podrá optar poque no lleva los años suficientes en la carrera judicial. Como han manifestado algunos sectores totalmente en desacuerdo con esta decisión, la maniobra está clara y se trata de apartarle del caso: "Cuando al PP le va mal en un juicio, no cambia de abogado.

Cambia de juez."

Sin embargo, el Poder Judicial ha tenido que dejar una puerta abierta para que Pablo Ruz termine su trabajo y cierre el caso "Gürtel", presionado por la opinión pública. Esta pequeña puerta abierta requiere tres condiciones. La primera de ellas, que el propio Ruz solicite continuar con la instrucción como juez de refuerzo. Y parece que le están instando a que no lo haga. En segundo lugar, que el CGPJ se lo permita, ya que una vez solicitada dicha prórroga se consultará con la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional, que tendrá que dar su visto bueno.

Anuncios

Y en tercer lugar, la cuestión más decisiva, y es que el nuevo juez titular del juzgado de instrucción nº 5 acepte ceder parte de su jurisdicción y se lo permita.

Esto no garantiza en absoluto que Pablo Ruz pueda terminar, por consiguiente, con la instrucción de la trama "Gürtel" o la de la "Caja B del PP". Pero el quid de la cuestión es que dicho juzgado número 5 ya tiene un titular: Miguel Carmona, que se encuentra en comisión de Servicios Especiales en el Reino Unido, como juez de enlace.

Se podría aplicar el artículo 355 bis, según algunos juristas, que permitirían a Ruz seguir en su puesto mientras Carmona siga fuera, que ha sido la propuesta de Álvaro Lacuesta. Pero parece quedar claro que esa no es la intención de algunos. Las injerencias del PP sobre el caso "Gürtel" han sido constantes, hasta seis jueces han estado relacionados ya con la investigación, desde Baltasar Garzón, pasando por Antonio Pedreira, Francisco Monterde, Gómez Bermúdez, el propio Miguel Carmona y por último Pablo Ruz.

Anuncios

"Cuando al PP le va mal en un juicio, no cambia de abogado. Cambia de juez".