El presidente de gobierno, Mariano Rajoy Brey ofreció una rueda de prensa en La Moncloa para presentar, ante los medios de comunicación, su muy particular y optimista balance sobre el año que finaliza y establecer las prioridades para lo que queda de legislatura. Si bien el discurso del Ejecutivo estaba colmado de frases llenas de triunfalismo y optimismo, el lenguaje corporal y particularmente, de su rostro, parecía que estaba leyendo un balance muy diferente y ciertamente más realista.

 No obstante, el “Presidente de todos los españoles” insistió reiteradamente en su evaluación del 2014 en que la recuperación había llegado para quedarse y fomentar el crecimiento constante.

Rajoy aseguró que para que el entrante 2015 sea “el año del despegue definitivo de la economía, la estabilidad es indispensable”. Aparentemente, al presidente español, al igual que al Jefe del Estado, Felipe de Borbón, se le dificulta mucho abordar un tema incómodo con claridad y honestidad, pues según el Ejecutivo, la alternancia política implica únicamente el traspaso del poder entre las dos fuerzas políticas mayoritarias en España y los países europeos, haciendo una referencia sesgada sobre Podemos.

Para el Presidente Rajoy, la única organización política que para el presidente del PP, resulta ser una verdadera amenaza para esa estabilidad, es el partido liderado por Pablo Iglesias: “cuando deja de pasar, surgen otras ‘cosas’ que provocan debilidad, falta de progreso, retroceso y pérdida de bienestar”, y remató asegurando que él quiere para el país siempre lo mejor. Evidentemente, ciudadanos y gobierno no podemos ponernos de acuerdo en lo que “lo mejor para el país” significa.

Rajoy ha reiterado que estas son las Navidades "de la recuperación". "Así, si 2014 ha sido el año de la recuperación, 2015 será el año del despegue definitivo de la economía", ha sentenciado. "Ahora toca restañar las secuelas de la Crisis". Y rubricó: "Hace un año pronostiqué un 2014 mejor y se ha cumplido con creces". Ante la pregunta de si el balance era triunfalista, dado que los ciudadanos no perciben la recuperación, contestó: "No es triunfalista, es un balance realista. Oiga, es que este año ha ido mucho mejor.

Hay que decir la verdad. Las cosas están mejorando".

Insistió – una vez más – en que las del 2014 son las navidades de la recuperación y en el mismo orden de ideas, reiterativo y entusiasta, aseguró que el 2015 será el despegue definitivo de la economía. Dijo que, como queriendo matizar la euforia insustancial, “toca detener las secuelas de la crisis”, a lo que sin ocultar su orgullo, refrendó: “hace un año pronostiqué un 2014 mejor y se ha cumplido con creces”.

Cuando un periodista le preguntó si no le parecía que el balance es triunfalista, dado que los ciudadanos no perciben la recuperación, Mariano respondió que no es un resumen triunfalista sino realista. “Oiga, que este año ha ido mucho mejor, hay que decir la verdad, las cosas están mejorando”.

Según el Presidente de Gobierno, España crea más empleo que el resto de los socios de la UE, desafía a los incrédulos y reafirma que él y no sus críticos, muestra la realidad.

Aseveró también que en el segundo y tercer trimestre de este año, se crearon poco más de medio millón de empleos y que la SS tuvo un incremento de 338 mil de personas afiliadas, lo que se traduce en un aumento del 2% en el último año, y para cerrar la danza de números, comentó que se habían creado más de 70 mil empresas. Para la tranquilidad de nuestra consciencia, hay una serie de datos publicados que contradicen claramente las cifras del presidente de Gobierno.

Así, como ha sucedido en otras ruedas de prensa, la única novedad del presente balance, resultó la comparecencia misma del presidente sin una pantalla de plasma de por medio y responder a las preguntas, aunque sus respuestas no fuesen en sí, novedad ninguna.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más