Anuncios
Anuncios

Recientemente el mundo del anime, especialmente el hispano, se vio sorprendido con la caída de dos grandes exponentes del Anime ilegal, Anime YT y Anime Móvil, a continuación explicaremos las razones.

El lado oscuro del consumo ilegal de anime

Para el público cuyo idioma es el castellano, especialmente en Latinoamérica, y en menor medida para el público de habla inglesa, ciertamente es casi imposible acceder a todo el contenido de anime disponible en Internet de manera legal. Existen ciertos canales grandes de streaming de pago, que efectivamente funcionan a nivel internacional con diversos grados de efectividad.

Anuncios

Pero la realidad es que para poder apreciar la gran mayoría de los animes nuevos de manera rápida la tendencia es el consumirlo de manera ilegal.

Páginas como lo eran AnimeYT, son páginas manejadas por aficionados que se dedican a subtitular y subir anime ilegal, generalmente usando material copiado de las páginas oficiales o copiado de foros de otros países. Financiados por la publicidad que allí colocan estas páginas funcionan atrayendo un enorme público que lo consume de forma gratuita, a veces viendo material que se encuentra disponible de manera legal en otro canal oficial, y a veces con material que de otra forma no es accesible para el público de habla castellana.

La caída de dos gigantes

En los días pasados dos gigantes de estas páginas fueron cerradas en primera medida por demanda de la página oficial de streaming anime Crunchyroll acompañado de la gigante Funimation y Toei animation las cuales impulsaron el cierre tanto de AnimeYT como de la aplicación para celular de anime ilegal, Anime Móvil, en primera medida porque ambas páginas subieron de manera ilegal la película Dragon Ball Super Broly recientemente estrenada, entre otras franquicias muy valiosas que cotizan en Japón.

Anuncios

Este hecho causó el temor entre el público consumidor de anime del lado de occidente, ya que los canales oficialmente como se mencionó anteriormente, no tienen todo el material disponible del anime mas reciente porque es difícil obtener las licencias, o simplemente porque el costo laboral de estrenar globalmente tal cantidad de Series subtituladas de manera legal todavía no tiene una estructura rentable. Por eso si es que continúa el cierre de páginas ilegales de anime el flujo de series consumidas por el público hispano se reduciría considerablemente.

Algo que sin duda no agrada para nada a los miles de fanáticos de anime, que en algunos casos no cuentan con los recursos para pagar mensualmente dichos canales oficiales de streaming online. Habrá que estar atento a los próximos movimientos de las grandes empresas japonesas y su lucha constante contra la piratería respecto de su animación.