A las personas no les agrada mucho hablar sobre el tema que mencionaremos a continuación, debido a que seguramente recordaran un doloroso episodio en el que la traición toco sus vidas. La traición es consecuencia de la actitud desleal de una persona y sin duda causa gran daño a quien se ha herido con ella. Cuando hablamos de traición esta se puede dar en cualquier tipo de relación incluso la familiar, seguramente alguno de los lectores sabe lo que es ser traicionado por un miembro de la familia. El engaño en estos casos tiende a ser más dolorosos por el lazo emocional que existe entre los involucrados.

Como lidiar con las heridas de la traición

Lo peor que puede hacer una persona es guardarle rencor al otro individuo que lo hirió con sus acciones, sabemos que no es algo fácil de manejar pero es importante que con la ayuda del tiempo las personas comiencen a ejercitar el perdón, de lo contrario si el rencor se arraiga dentro del alma las personas se pueden volver amargadas y tristes, mientras que la otra persona se encontrara feliz y sin ningún padecimiento a causa de lo ocurrido.

Evita que la traición traspase generaciones

Hay familias donde la traición ha marcado un precedente en cada generación, sobre todo cuando se trata de infidelidad dentro de las relaciones matrimoniales la mejor manera de contrarrestar el terrible ejemplo es sembrar en los hijos principios que les enseñen a ser leales, actuar bajo la verdad y hablar de forma transparente sin nada que ocultar. No vale la pena arriesgar relaciones amistosas, familiares o amorosas por los beneficios pasajeros que puede dejar una mentira.

Hoy en día la deslealtad ha sido responsable de tragedias emocionales por culpa de malas decisiones tomadas por una persona que ha sido víctima de traición. Una de las principales características de la traición es la mentira y para algunos mentir se convierte en un vicio que si se practica constantemente los envolverá en un engaño tras otro haciendo daño a una o más personas en particular.

El perdón es una excelente medicina que renueva el corazón, la mente y el alma. La persona que se atreve a perdonar está dando un paso hacia su propia felicidad pues está dejando a un lado una pesada carga que lo mantuvo estancado quizás por años. Aunque tengas muchas razones para sentirte herido lo mejor que puedes hacer es perdonar, para ello solo hace falta tomar la decisión de hacerlo y no dejar que nada te detenga.