Poco después del triunfo de la Revolución, Fidel Castro dio por erradicada la prostitución en Cuba alegando que era una práctica inmoral muy digna del capitalismo. El líder máximo afirmó entonces que la sociedad cubana conocería la igualdad, la prosperidad y la justicia social, gracias a la Revolución nadie tendría que humillarse para poder vivir bien.

Mucho ha llovido, todo quedó en el pasado. Las palabras se quedaron encerradas en aquellos discursos de siete horas que el comandante máximo ofrecía al rebaño de seguidores.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

El pasado se quedó allá, ahora nos encontramos acá y la historia es muy diferente. Todos juegan, todos encuentran sus beneficios.

La prostitución está prohibida en Cuba pero como siempre esto es en la bella teoría, dando un corto paseo por la práctica la realidad es otra.

Muchos cubanos se prostituyen y la dictadura "cierra los ojos" porque esto trae turistas a la isla, significa que viene divisa fresca.

Las tristemente célebres "jineteras" abrieron el camino. Los turistas empezaron a viajar a Cuba en busca de esa "carne fresca" que permitía disfrutar a gran escala, de las bellezas de la isla. Desde hace unos años otro género de prostitución ha estallado en la tierra comunista.

La prostitución gay, especial para turistas

Hombres jóvenes, y no tan jóvenes, se prostituyen para turistas gay. Una puerta de salida que se abrió en la década de los 2000 que permite a muchos ganar una buena cantidad de dinero. " Empresas" con el calificativo de "guías turísticos" se han implantado en Cuba y los clientes extranjeros saben cómo llegar a la "trastienda" de este negócio incluso antes de poner un pies en el país.

Algunos tienen un sitio web bien puesto, el "comercio" siempre se muestra como algo relacionado con el Turismo para los que visitan, los interesados "huelen" a la legua de qué va la cosa. El jefe de la tan especial "agencia" se encarga de enviar catálogos con fotos de hombres semidesnudos en el que se añade sus "especialidades" y la cantidad de dinero que se debe pagar.

Se venden para pasear junto al turista y visitar así, los lugares que están prohibidos a los cubanos. Se venden por ropas de marca, por un buen plato de comida en un hotel de lujo y se venden, también, para llevar más dinero a casa porque hay una familia que tiene hambre. Este último caso es el que , tal vez, tenga un poco más de valor entre tanta porquería.

Prefieren "trabajar" dentro de este tipo de "empresas", una manera segura de que nadie los vea en las aceras,se protegen de ser reconocidos por los familiares. Un medio seguro de tener siempre clientes puesto que el "jefe" se los busca. Tienen, pues, la seguridad del empleo

Este sector se prostituye para pasar menos trabajo, si cabe, pero están esos cubanos de moral intachable que ha preferido luchar en la miseria sin tener que rebajarse aun más. Quizás sean estos los que más méritos tengan.