La revista Interviu, que después de 42 años en los quioscos deja de publicarse, incluso en su versión online, por continuas pérdidas económicas, tanto en ventas como en la situación económica casi agonizante del Grupo Zeta, crea una manera casi bipolar en ver lo que ha significado la revista durante todos estos años.

Digo bipolar por que siempre tuvo el sambenito de ser una revista erótica más que otra cosa, aunque se disfrazara de Prensa seria, con reportajes de investigación muy osados. La revista Primera Línea, también del Grupo Zeta, ésta sí demuestra lo que es, al especializarse en erotismo y cine para adultos sin complejos.

La mentalidad masculina, sobre todo la de gente poco culta y primaria, sólo veía Interviu como una revista de chicas desnudas, nada más. En sus primeros años, había muchas más que las que había en los últimos. Por que esa, y nada más, era su esencia.

Claro que fue fundada en una época donde los españoles necesitaban liberarse, sobre todo sexualmente, después de 40 años de puritanismo a ultranza y una envidia hacía otros países, en donde el Sexo no era tan perseguido. Eso sí, sólo se limitaba a unas bonitas fotos de la chica de turno, como las del Playboy, nada explícitas.

Pero al normalizarse el sexo, la revista redujo un tanto esas páginas para centrarse más en reportajes de actualidad y denuncia. Luego, la decadencia de la misma hasta su final, ha sido el cambio de costumbres. Primero, ya nadie se atreve a ir en público con una revista con desnudos en portada; por que hay niños y por que las mujeres ya no se sienten cómodas viendo esas fotos, haciéndolas sentir objetos.

Poquísimos hombres salieron sin nada en ella

También, al evolucionar el país, a la revista se le reprochó su ausencia de hombres desnudos, apenas un 5 % en todos estos años, y siempre tapándose sus partes pudendas, como se decía antes, mientras que las chicas tenían que enseñarlo todo. Se tuvo, al menos, el cuidado de elegir hombres con buen cuerpo, ya que lo de hombres cuidándose el físico todavía estaba mal visto.

Además, las chicas de Interviu perdieron interés, ya que al principio eran famosas y artistas de prestigio, desde Marisol a Lola Flores, con una vida interesante que contar, más allá de sus fotos atrevidas, y cuando empezaron las concursantes de Gran Hermano y MYHYV a acaparar sus páginas, ya no teníamos ningún interés en ellas.

Y volviendo a los reportajes, el estilo de Prensa sensacionalista de Interviu tenía un toque de otra época, que digitales como el inefable OK Diario ha dejado en curiosidad arqueológica. Y todo unido al auge de la Prensa online, gratuita y que se actualiza al segundo.

Mientras, un clásico de las revistas con desnudos y artículos como Playboy intenta ponerse al día, o sobrevivir, y dejar de publicar desnudos, al ver que ya no venden como antes, a no ser que sea una revista especializada en algo parecido al cine para adultos.

Las reacciones a la desaparición de la revista han sido variadas. Uno se mofaba de su estilo presuntamente de denuncia social, cuando en realidad le interesaba la carne fácil: Cierra Interviu, la revista con la que me hice mis primeras reflexiones sobre el papel del PSOE en los GAL”. El cómico italiano Leo Bassi fue más tajante: “Interviu es un enigma de la mente española. Nunca entendí su mezcla de erotismo barato y la publicación de artículos de investigación”.

Todos reconocen que 'Interviu' marcó una época

Pero debemos reconocer que Interviu [VIDEO] marcó una época, inolvidable, pero el país y las costumbres han cambiado tanto desde 1976 que la han dejado anticuada. Incluso los medios que siguen publicándose, como el diario El País, sufren lo mismo, y con el agravante de su equivocado giro a un periodismo conservador y carca.

Eso sí, mis recuerdos de cuando alguna vez la he leído, fue ir al quiosco, allá por 1981, siendo adolescente, y la quiosquera, una señora casi anciana, me daba un ejemplar casi a regañadientes: “No me gusta que leáis esta clase de Prensa”, como si nos fuéramos a corromper e ir al Infierno. Mi abuelo no tenía esos prejuicios, y creía que no me pasaría nada leyéndola. Claro que me acuerdo más de fotos de Violeta Cela y las “Noticias del 5º Canal” del Perich.