Meditaciones gerenciales es un libro escrito por Manuel Barroso, un experto en Gerencia Organizacional que tiene como propósito fundamental "rescatar al gerente de sus incongruencias, de las contradicciones y paradojas, que se plantean en el mundo del trabajo". Además, afirma: "... de tantos mitos y promesas engañosas que perturban el alma y roban la visión de crecimiento" . Y está estructurado en quince capítulos.

Es una lectura fascinante, que todo gerente debe realizar para entender su propio proceso de #crecimiento personal como líder de una organización. Entre las reflexiones advierte acerca del ser gerente hoy y el desgaste emocional al que es sometido, por llevar adelante una organización.

Además, explica cómo muchos de ellos son apartados sin ser recompensados lo suficiente por los sacrificios realizados.

Es oportuno preguntarse. ¿Hasta qué punto tiene valor el sacrificio personal por lo organizacional? Barroso expone que "ni el paquete, ni las bondades económicas podrían reflejar toda la inversión de sí mismo, cuando se gerencia”.

Para los que hemos tenido experiencia gerencial, sacrificando aspectos personales, cuando la vida nos vuelva a presentar la oportunidad de gerenciar. Después de esta lectura, probablemente lo hagamos con equilibrio entre los intereses personales y los organizacionales, porque la gran equivocación en la que incurrimos muchos es en pensar que gerenciar es una acción aislada a nosotros mismos. También, señala: “Cuando hablamos de gerenciar, hablamos de estar posicionado en la vida, de tener un proyecto personal de vida, de usar recursos”.

Vídeos destacados del día

Además de gerentes, tener presentes que somos individuo, sociedad y especie como lo afirma Morin.

En este orden de ideas, Juan de Dios Peza en el poema reír llorando, describe a un gran cómico que vive una larga depresión y asiste al psiquiatra para buscar solución, el médico le recomienda que visite a Garrik el cómico más grande del mundo y él le pide que le cambié la receta porque él es Garrik. El mensaje es que muchas veces estamos por el mundo dando consejos y no nos aplicamos lo que aconsejamos, gerenciamos organizaciones y no gerenciamos nuestra propia vida. Para Barroso “el gerente es gerente de su propia vida”.

Podemos afirmar que el gerente en su afán de gerenciar olvida lo más importante que es su interioridad. Propone: “Todo ese mundo de interrelaciones con uno mismo y con el otro depende de la calidad de la interioridad”. Luego de leer la obra de Barroso, nos damos cuenta que es producto de una larga y profunda reflexión, después de haber gerenciado diferentes organizaciones.

Ahora es pertinente preguntarse: ¿cuántos gerentes tienen la oportunidad de meditar y reflexionar acerca de la gerencia? Por lo general, el gerente está tan ocupado resolviendo problemas, engranando aspectos relevantes de la organización que no cuenta con el tiempo y el espacio, es una obra que permite reflexionar para continuar en el mundo gerencial y contribuye a lo más importante la #gerencia personal. #meditacionesgerenciales