Hoy han venido a mi mente muchas imágenes, muchos recuerdos, muchos olores y músicas, personas que ya no están a mi lado, por una o por otra razón, pero que han sido, serán y son muy importantes para mí.

Y una de las cosas que me han venido a la mente es una persona y una rosa negra. Siempre quise tener una rosa negra, me encantan, pero en el pueblo donde vivo no había, y una vez, hace ya muchos años, al salir de una de mis clases del Conservatorio de Música del Liceo me regalaron una rosa negra. Lo recuerdo gratamente, estuve llena de felicidad en ese momento.

Existen muchas interpretaciones para regalar una rosa negra; aquí algunas cosas que dicen de ellas: La Rosa Negra es la rosa que concentra todo en sí misma, es el colorido de la disolución, de la separación, de la tristeza.

Puede determinar todo lo que está escondido y velado: muerte, asesinato, noche y mística. También tiene sensaciones positivas como: seriedad, nobleza, pesar y amor. El mundo tiene muchos secretos entre los cuales está el de la rosa negra y el amor. Ese sentimiento que pocos pueden decir que han sentido, pues el amor no está en el dinero, las cosas materiales, ni tampoco al lado de quién crees que amas y no hace más que dañarte. El amor puede ser complejo, pero se compone de cosas tan elementales, que muchas veces no lo comprendemos

Y realmente, a lo mejor mucha gente de la que me lee no sabe o no entiende de que estoy hablando, pero quien entienda el amor incondicional, seguramente lo sabrá.

En nuestra vida diaria tenemos que cultivar nuestros dones, y sobre todo con aquellas personas que amamos y queremos, y también y sobre todo para nosotros mismos, para nuestro crecimiento personal.

Vídeos destacados del día

Para mi estos dones son basicamente 7:

  • La Sabiduría: Sabiduría es ver sabiamente las cosas, no sólo con la inteligencia sino también con el corazón, tratando comunicar las cosas de tal manera que los demás perciban lo que pensamos, decimos y hacemos.

  • La Fe: es una luz especial que puede llegar a todas las personas y muchas veces tiene sus frutos en los niños y en la gente más sencilla.

  • El Consejo: nos ayuda a enfrentar mejor los momentos duros y difíciles de la vida, al mismo tiempo que nos da la capacidad de aconsejar a quienes nos piden ayuda, a quienes necesitan palabras de aliento y vida, a nuestros amigos.

  • La Fortaleza: nos concede ayuda en la perseverancia, es una fuerza sobrenatural que nos alienta continuamente y nos ayuda a superar las dificultades que sin duda encontraremos en nuestro camino.

  • La Inteligencia: nos da el conocimiento para conocer y comprender nuestra vida y de aquellos que nos rodean.

  • La Paciencia: es una condición interna que se esfuma en cuanto nos enfocamos en el transcurrir del tiempo, o cuando fijamos el pensamiento en razonar, juzgar, y condenar al otro. Es la conexión interna que, cuando se activa, nos lleva a trascender el tiempo y nos eleva a una dimensión donde no se piensa, no se juzga y nos hacemos incondicionales

  • La Gratitud: es un sentimiento agradable, a la vez que tierno de calor, de simpatia y de deuda hacia otra persona porque esa persona nos ha tratado con una amabilidad inesperada.

Pues bien, yo hoy después de mi reflexión sobre los dones del corazón, me siento como una rosa negra, como una bella flor que con sus delicados pétalos parece frágil, y que con sus espinas como agujas, protegen su suave apariencia de aquellos que no comprenden nada de ella.

Soy como la rosa negra, incomprendida, diferente, pero como un arma de doble filo, con un secreto que es aún un misterio para el mundo.

Es momento de soñar, de volar, de encontrar el camino, disfruta haciéndolo