En los últimos 30 años, España ha experimentado superlativos cambios. No ha sido sólo la televisión la que ha sustituido el blanco y negro por la "alta definición". Ni tampoco la transformación ha sido únicamente superficial, como cualquier mutación que se precie, el cambio ha tenido que ser primero hacia adentro, haciendo que el gigantesco engranaje interno de nuestra Sociedad tuviese que desarrollar un duro trabajo. El resultado ha sido espectacular y en tan sólo un par de décadas hemos podido observar y vivir en primera persona esta conseguida liberación.

En la actualidad, nuestro país acoge una sociedad multiétnica que nada tiene que ver con la población de los 80.

Recopilando información descubrimos las determinantes cifras que acreditan tal aclaración. Durante 1986 se registraron en España a 241.971 extranjeros, frente a los 4.418.898 de inmigrantes que actualmente residen en el país.

Es posible que todos los que hemos tenido el privilegio de disfrutar de los años 80, los recordemos como una película antigua y un tanto descolorida, con paupérrimos y mejorables efectos especiales, pero es nuestra película favorita, sin duda. Esa que no te cansa ver una y otra vez y de la cual conoces cada punto y cada coma del guión. Para nosotros, "los reciclados" menos es más.

No obstante, y aunque aun falte recorrido por andar, es honesto reconocer que el avance tecnológico, mental y social, nos ha "facilitado" las cosas bastante.

"La generación Z", desconoce lo que es sintonizar solamente dos canales en el televisor, y creen que las películas en blanco y negro están editadas así adrede. Desconocen por completo lo que es un cassette y el VHS.

Vídeos destacados del día

Para "los hijos de la tecnología" visitar el trastero de casa de antiguas tecnologías supone lo que a la "Generación X" hacer una visita al Museo de la Edad Media.

Lo que es ahora una extensión de nuestro cuerpo más, hace 30 escasos años era inexistente. Hoy en día, tanto "reciclados" como "hijos de la tecnología" disponemos de completos "smartphones". Antiguamente había algún teléfono fijo en el pueblo y todos los vecinos daban uso de él. Con el cambio de siglo comenzaron a normalizarse y expandirse los teléfonos móviles, pero nada tenían que ver con los actuales, teniendo los primeros modelos simplemente la opción de llamar y mandar mensajes de texto.

El engranaje interno del que hablábamos antes seguía en movimiento y se comenzó a realizar el cambio hacia afuera, siendo notorio en importantes cuestiones sociales, legales y de derechos. El 3 de Julio de 2005 se aprobó el matrimonio homosexual.  Las calles fueron llenándose de color, como los múltiples canales de televisión, y se fueron "vaciando los armarios".

Gracias al tiempo, al fin y al cabo, la homosexualidad ha dejado de ser una deshonra y un tabú, no podía ser de otra manera en esta sociedad cosmopolita que nos hace.

Ese mismo año entró en vigor la Ley Orgánica de Medidas De Protección Integral contra la Violencia de Género, marcando un antes y un después en la manera de afrontar y resolver este grave problema social, ofreciendo las coberturas legales oportunas y necesarias y también redefiniendo términos hasta entonces inciertos y relativos.

Desde unos patines, pasando incluso por productos comestibles, hasta los hábitos. ¡Todo ha cambiado tanto!

Las películas futuristas de antaño, auguraban coches voladores y vida en el espacio, pero no me cabe la menor duda de que, una vez más, la realidad supera la ficción. Quizás sea por eso que ahora los filmes, 30 años después, se remonten al pasado y se inspiren en él, nos queda poco que imaginar y mucho por ver.