2

No es la primera vez que lo hace, ya le pasó a Telecinco algo parecido al empezar a rodar El Comisario o Ancla II. Lo que pasa es que ambas series se remontaron y se rodaron de nuevo muchas escenas. La primera, que iba a ser como Los Hombres de Paco y se iba a titular Las Calles de San Fernando (!), se rodó de nuevo, no como una telecomedia burda, sino como una serie “seria”, se rebautizó como El Comisario y tuvo éxito. La segunda necesitó otro lavado de cara y se emitió, con éxito, aunque se canceló por graves polémicas y denuncias de colectivos, ofendidos por su humor a lo Charlie Hebdo, aunque más suave, pero con chistes muy malos y unas situaciones mal desarrolladas.

Pues después de cuatro meses de rodaje, Telecinco había empezado a promocionar, para su próximo estreno, BByC, que son las siglas de Bodas, Bautizos y Comuniones, pero también las iniciales de sus tres protagonistas femeninas, Bea, Blanca y Clara. Pero no le gustó nada lo ya grabado, y pidió a su productora, Mandarina, que hiciera un nuevo montaje, pero tampoco quedaron contentos.

Al final, viendo que no parece que la serie, así rodada, arrase cuando se emita, Mediaset pensó centrarse en otros proyectos, también muy promocionados, que cree que le dará un éxito asegurado, y por lo tanto, mucha audiencia, como la miniserie Lo que esconden sus ojos, basada en el libro de Nieves Herrero sobre la amante de Serrano Suñer, el cuñado de Franco, con Javier Gutiérrez (el Satur de “Águila Roja”) encarnando al Caudillo. Aparte, claro, la inextinguible La que se avecina, que tendrá décima temporada.

Vídeos destacados del día

BByC, entre otros, iban a protagonizarla Mariano Peña (“Aída”, “Allí abajo”), que había dejado esta última serie para entrar en la ya cancelada, por lo que volverá a trabajar en la inefable mala imitación de Ocho Apellidos Vascos. Otros actores eran Belén Cuesta (“Buscando el Norte”) y Julián López (que salió en la versión cinematográfica de la serie antes citada).

Telecinco trata muy mal sus series de ficción, más preocupada como está por sus programas de telebasura como Gran Hermano, que le da mucha audiencia (aunque como otros programas de la cadena, los espectadores empiezan a cansarse de verlo), y obsesionada por lo que emita la competencia, sobre todo Antena 3, para estrenar o no estrenar series. Esta obsesión les ha llevado a exprimir productos competitivos echándolos a los leones de la baja audiencia, compitiendo con programas de la competencia imposibles de derrotar.

Este cronista estuvo como extra en la grabación de uno de los capítulos de BByC, que se grababa en una mansión retirada de Galapagar (Madrid), a la que se llegaba por un camino de tierra lleno de baches.

Me caracterizaron como una especie de Jerry Lewis en El Profesor Chiflado, pero sin la gracia de aquella. Lo que vi no me gustó nada, puedo decirlo ahora: chistes del año de la pera, enredos amorosos más vistos que el TBO… Sólo me gustó la coreografía de camareros, sirviendo los platos al ritmo de un vals de Strauss, muy conseguida. Lástima que los bailarines no podrán ver su baile emitido, a no ser que la cadena relegue la serie, si es que quisiera emitir lo ya grabado, a uno de sus canales secundarios.