Parece ser un asunto de #Mujeres, esto de expresar sin tapujos lo que esperan de los #Hombres y creo que no es justo. La guerra de sexos tienes sus rings particulares y parece ser que este no es uno donde los hombres nos sintamos cómodos. Así que vamos a armarnos de valor y a pedir lo que queremos muchachos, porque nosotros también tenemos derecho a hacerlo.

Recientemente leí un post de este tipo, donde una redactora expresaba lo que esperaba de un hombre. Era un post romántico y bello, y entre muchas cosas decía que buscaba un hombre que sea valiente, que tenga las cosas claras, que me de lo que merezco, lo que quiero, lo que necesito, que no dude, que se lance al vacío conmigo de la mano, alguien que haga del #Amor una obra de arte, con el que jamás me sienta insegura, que acepte mis cambios, mi independencia, me ayude a crecer…etc.

etc. etc.

 Chicas, siento comunicaros que ese hombre no existe. El amor, tu pareja, tu compañero en la vida no se escoge en un casting. No es algo que puedas configurar como un coche. El hombre de tus sueños no existe. Lo que tu estás buscando es un super héroe de comic de una película romántica.

 ¿Qué queremos  nosotros? No lo sabemos, lo sabemos simplemente cuando damos con esa persona. Seguro tenemos gustos particulares, o rasgos que nos atraen más que otros (a mí por ejemplo me atraen mucho las mentes creativas, las mujeres independientes y con carácter), pero no es una condición indispensable para, en caso de conocer a una persona que me vuelva loco y no cumpla estos requisitos, ponerle la etiqueta de no apta para mi relación.

Me da la sensación de que esto es como un examen, como una oferta laboral.

Vídeos destacados del día

“Este es el puesto: se necesita valentía, comprensión, dulzura, que te guste el deporte, no celos y tener las cosas claras. Si lo cumples de llamaremos sino, quizás podríamos ser amigos.”

 Pues no somos héroes, tenemos dudas como todas las personas, nos da miedo el compromiso y no siempre decimos te quiero. Pero las dudas se vencen, la valentía no es la ausencia de miedo, sino enfrentarse a él y superarlo, y tenemos todo el derecho a tener momentos en los que nuestra fortaleza flaquee y necesitamos a nuestra pareja para no derrumbarnos.

Desconfío de las personas que dicen saber lo que quieren de una forma tan tajante, me parece que por un lado está muy bien porque saber lo que quieres pone foco en tu vida, una meta; pero no estamos hablando de tu carrera profesional. Estamos hablando de relaciones de pareja y para mí lo que estás poniendo son líneas rojas a tu corazón.

 Imagínate que te enamoras de un hombre que no cumple con todos tus requisitos, lo desecharías por falta de puntos cuando quién  sabe si, relajándote un poco, no pensando tanto y siendo un poco menos racional, hubierais podido estar juntos y felices.

Si se puede, siendo un poco flexibles los dos, adaptándoos el uno al otro, no poniendo el foco en lo que falta sino en lo que hay, para vivir esa historia de amor que nace solo del corazón y sin líneas rojas que acoten los sentimientos.

 No hay ninguna regla ni requisito que vaya a hacer que una relación dure toda la vida. Tampoco hay garantía de nada, te puedes desenamorar o enamorar de otra persona. El amor es un maldito caos indomable y pensar que haciendo ajustes, poniendo reglas o añadiendo requisitos va a funcionar es absurdo. Solo está la regla de ser felices: soy feliz contigo y por eso quiero seguir contigo, en el momento en que deje de serlo tendremos que arreglarlo juntos. Porque no somos superhéroes, somos dos personas imperfectas, que viven en un mundo imperfecto y que se aman de forma imperfecta.