Hoy les traigo un pedacito de nuestra historia y serán ustedes mismos quienes comparen la situación que se presentaba entonces con la situación actual. ¿Han cambiado tanto las cosas desde hace 20 años en materia de Corrupción? ¿Qué pensarán los Rafael Vera, Luis Roldán o José Amedo de las últimas tramas sacadas a la luz sobre la corrupción en el PP y en otros partidos? Aquella Política en las cloacas que tanta vergüenza y desasosiego causó en nuestro país. 

Hace 20 años, en plena decadencia de la era Felipe González, en la que ya se habían destapado casos sangrantes de corrupción, y cada vez iban saliendo más y más datos a la luz y más imputados.

Cada vez que se iban levantando alfombras, más polvo iba saliendo y más se iba sabiendo de los GAL y de la guerra sucia que ejerció el gobierno español contra ETA, de Roldán o del caso Filesa, con el que se financió ilegalmente el PSOE durante años. Son, tan sólo, algunos ejemplos.

Fue sobre esa época, hace también veinte años, cuando Vázquez Montalbán escribió un artículo en el que comentaba que el país dedicaba demasiado tiempo y atención mediática a la corrupción política-económica, pero que no llegaba a lo más profundo, a las cloacas del estado: “Si el Estado puede convertirse en un delincuente a cuenta de sus supuestos secretos necesarios, ¿qué ética se le puede pedir a la sociedad civil y a los individuos bien llamados súbditos?”.

La cita corresponde al año 1994, pero, ¿hemos avanzado mucho desde entonces? La política en las cloacas sigue más viva que nunca, ¿no? Lamentablemente, se puede decir que la sociedad civil ha ido por delante de la política en este aspecto, si bien es cierto, movilizados por la rabia, el rencor, la injusticia y demás sentimientos derivados de la profunda crisis que ha azotado nuestro país.

Vídeos destacados del día

Pero aún falta mucho camino por recorrer. Lo cierto es que los políticos no dejan de ser un reflejo de la sociedad. A los actuales, a los corruptos, una gran parte de esa misma sociedad les sigue votando. Ante esto no hace falta decir mucho más. Aunque lo diremos en una segunda parte de este artículo.