El mero rumor de que Piqué se había cortado unas mangas de camisa, supuestamente, con la bandera española ribeteada generó una controversia de proporciones épicas. Sin embargo, el hecho de que en un acto oficial del Estado desfilase la bandera de #Millán Astray, golpista y fascista famoso por su enfrentamiento con Miguel de Unamuno y su "¡Muera la inteligencia!, ¡viva la muerte!", apenas generó animadversión entre la población. La situación se produce además después de que Manuela Carmena, atendiendo a la Ley de la Memoria Histórica, decidiese retirar una calle en honor al fundador de la Legión.

Citaré aquí las palabras, que como respuesta le espetó el propio escritor: "Éste es el templo de la inteligencia, y yo soy su sumo sacerdote.

Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir, y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho".

Gran parte de la izquierda ha renunciado, a mi juicio equívocamente, a construir un relato que luche por establecer una identidad propia de España. Debemos reivindicar ese relato y realizar la siguiente precisión: a lo que en realidad renunciamos es a vuestra concepción del país y del Estado; a vuestras loas a un pasado nauseabundo, antidemocrático y violento; a la idolatría de unos símbolos que cuanto menos resultan vacíos ante el subordinar continuo de la soberanía frente a la mercadotecnia y las élites económicas, o a la acriticidad con la que respondéis ante la corrupción y la pérdida de derechos sociales.

Vídeos destacados del día

Si, en términos litúrgicos no es más religioso quien acude a misa todos los domingos, sino quien obra de acuerdo a su fe; en términos de patriotismo no lo es más, quien pasea una bandera con orgullo, sino quien lucha por el bienestar de su nación entendiéndola como el conjunto de los pueblos que la habitan. No hay más nación que la gente, ni acto más patriótico que la lucha por sus derechos. Todo lo demás es artificio, humo y bambalinas que buscan llenar el vacío dejado a un país alienado al que le han sido sustraídas su historia y la camaradería. #Piqué #12-O